Público
Público

Al Qaeda asume responsabilidad del secuestro de los cooperantes españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se ha responsabilizado del secuestro en Mauritania de tres cooperantes españoles, perpetrado el pasado 29 de noviembre, según un comunicado del grupo difundido este martes.

En el reivindicación, recogida en una grabación reproducida por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, el grupo terrorista también ha asegurado que mantiene retenido a otro cooperante francés secuestrado en Mali el pasado 25 de noviembre.

El mensaje fue leído por una persona que se identificó como Salab Abu Mohamed, portavoz de AQMI.

Según Al Yazira, Abu Mohamed aseguró que su organización enviará sendas cartas a los gobiernos de España y Francia con las condiciones para liberar a los cuatro rehenes.

Los tres cooperantes españoles, Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez, fueron secuestrados a unos 150 kilómetros de Nuakchot, cuando viajaban en un convoy por la carretera que une la capital mauritana con Nuadibú, la ciudad más importante del norte del país.

Formaban parte de la ONG de Barcelona Acción Solidaria y se encontraban en Mauritania con motivo de la Caravana Solidaria organizada para repartir material escolar y medicinas a organizaciones de Mauritania, Senegal y Gambia.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, explicó ayer en Bruselas que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) está analizando la autenticidad del comunicado y subrayó que el Gobierno español trabajará para liberarles "cuanto antes".

En cuanto al ciudadano francés, se trata de Pierre Camatte, de 61 años, trabajador de una ONG francesa que fue secuestrado por tres individuos armados en un hotel de la localidad de Menaka, unos 1.500 kilómetros al noreste de Bamako, la capital maliense.

Fue el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien al día siguiente del secuestro apuntó sus sospechas hacia AQMI.

Desde que se conoció el hecho, el Gobierno español creó una comisión de seguimiento compuesta de un equipo técnico y otro político.

También las fuerzas de seguridad mauritanas se involucraron con firmeza y han mantenido el estado de "movilización total".

En Mauritania fue destituido el general Ahmed Bekrine, jefe del Estado Mayor de la Gendarmería Nacional, el cuerpo a cuyo cargo está la búsqueda de los cooperantes españoles secuestrados.

Aunque de origen argelino, AQMI se ha extendido por todo el Magreb, incluyendo Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos y Túnez, y por el Sahel.

Según el Consejo sobre las Relaciones Exteriores (CFR, en inglés), que edita la revista estadounidense "Foreign Affairs", Al Qaeda en el Magreb Islámico surgió con ese nombre el 11 de septiembre del 2006.

Fue el "número dos" del grupo terrorista internacional Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, quien dio cuenta de ello en una grabación. Al Zawahiri dijo que la organización surgía al aliarse con Al Qaeda el argelino Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC).

Los salafistas decidieron adoptar el nombre de Al Qaeda tras conversaciones con su líder, Osama bin Laden, quien había apoyado financieramente a los islamistas argelinos a comienzos de los años noventa y estuvo vinculado a los orígenes de los salafistas.

De acuerdo con el CRF, AQMI está liderado por Abelmalek Drukdal, alias "Abu Musab Abdul Wadud", quien se cree ha sido entrenado en Afganistán, al igual que otros líderes de AQMI.

En los últimos meses, AQMI se ha declarado autor del secuestro de varios occidentales en varios puntos de su área de influencia.

En febrero del 2008 secuestraron a dos turistas austríacos que estaban en vacaciones en Túnez, aunque posteriormente fueron dejados en libertad sanos y salvos.

Hace un año también fueron secuestrados el enviado especial de la ONU en Níger, el canadiense Robert Fowler, y su ayudante Louis Guay, también canadiense. Fueron puestos en libertad el 22 de abril, junto con una alemana y una suiza que también eran rehenes de AQMI.

Estas últimas formaban parte de un grupo de turistas integrados también por un británico, Edwin Dyer, que fue asesinado mientras estaba cautivo, y un suizo, que fue liberado en julio pasado.

Los últimos secuestrados han sido mantenidos en zonas desérticas de Mali, donde, según el CFR, Al Qaeda en el Magreb Islámico se ha ido concentrando ante la ofensiva antiterrorista de Argelia, que los ha expulsado de zonas cercanas a la costa del mediterráneo.