Público
Público

Al Qaeda, detrás de la amenaza terrorista contra EEUU en el aniversario del 11-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Estados Unidos confirmó hoy que Al Qaeda está detrás de la amenaza "creíble", pero "no corroborada", de un posible ataque terrorista en el país al cumplirse el décimo aniversario del 11-S, y pidió calma a los ciudadanos.

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, reveló que la red terrorista Al Qaeda está detrás de esta nueva amenaza durante un discurso en Nueva York, donde se encuentra para participar en los actos conmemorativos de este fin de semana.

Las autoridades tienen "información específica, creíble pero no confirmada de que Al Qaeda de nuevo busca dañar a estadounidenses y en particular atacar Nueva York y Washington", dijo Clinton, que fue el primer integrante del Ejecutivo en apuntar a un responsable, desde que se divulgó la existencia de esta amenaza, el jueves

En su discurso, la secretaria de Estado subrayó que el Gobierno desarrollará una campaña "incansable" contra las amenazas y está dispuesto a usar la fuerza, en el marco de la ley si fuera necesario.

"Siempre mantendremos nuestro derecho a usar la fuerza contra grupos como Al Qaeda que nos han atacado y aún nos amenazan", destacó.

Antes de su discurso, el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, recordó en una entrevista en televisión que la amenaza no está confirmada y pidió a los ciudadanos que continúen con su vida cotidiana aunque atentos ante cualquier movimiento sospechoso.

Biden señaló que hay gente dispuesta a intentar atentar contra Estados Unidos "pero estamos utilizando cada recurso que tenemos, incluidas las autoridades locales, para frustrar la posibilidad de que pueda pasar", aseguró.

En este sentido, recordó que gracias a la advertencia de un ciudadano se pudo desmantelar el intento de atentado con coche bomba en la céntrica plaza neoyorquina de Times Square en 2010.

El presidente Barack Obama ha pedido que el equipo de seguridad "redoble los esfuerzos" para seguir la información que han conseguido y tomen las precauciones necesarias, según indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Obama recibió una sesión informativa en la que participaron el asesor presidencial para la lucha antiterrorista, John Brennan, el asesor de Seguridad Nacional, Tom Donilon y su adjunto, Denis McDonough, con los últimos datos sobre la investigación.

Carney confirmó que esta amenaza "no corroborada" no alterará los planes del presidente, que participará en un homenaje a las víctimas y subrayó que las autoridades han estado trabajando en reforzar la seguridad durante meses con especial énfasis desde la muerte de Osama Bin Laden.

Las autoridades han revelado que durante la operación militar que acabó con el líder de la red terrorista Al Qaeda en Pakistán el pasado 1 de mayo, encontraron información de que se planteaba formar un grupo de militantes para atentar en EEUU en el décimo aniversario de los ataques terroristas.

El diario digital "The Daily" asegura que detrás de la amenaza se encuentra el propio nuevo jefe de Al Qaeda, Ayman al Zawahri.

En Washington la jefa de la policía del Distrito de Columbia, Cathy Lanier, declaró anoche un estado de emergencia policial y explicó que los agentes trabajarán en turnos de 12 horas a lo largo del fin de semana como medida especial de protección.

Lanier explicó que ha ordenado un cambio de horario de última hora, con la intención de mantener a sus oficiales en estado de alerta y ayudar a frustrar cualquier tipo de ataque.

El incremento de la presencia policial estará respaldado por el FBI, que están investigando cualquier pista que pueda confirmar la amenaza contra la ciudad.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, compareció el jueves por la noche para alertar de la amenaza.

El edil neoyorquino ha pedido a los ciudadanos que continúen con su vida cotidiana e informó de que además de las medidas de seguridad previas al aniversario, se instalaron varios controles, uno de ellos cerca de la sede de la ONU, donde se celebra este viernes una sesión especial para rendir homenaje a las víctimas del 11-S.