Público
Público

El ala ultra del PP y las víctimas de ETA buscan forzar un cambio en la estrategia antiterrorista del Gobierno

La AVT reúne en Madrid a decenas de miles de personas contra la derogación de la doctrina Parot. Pons, Arenas y Floriano fueron abucheados y tildados de traidorespor algunos asistentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las víctimas de ETA agrupadas en la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el ala ultra del PP se han concentrado este domingo en la plaza de Colón de Madrid bajo el lema 'Justicia para un final con vencedores y vencidos'. El motivo de la protesta es la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que anula la doctrina Parot, sobre la que la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, espera que existan resquicios legales para que los 'asesinos' no salgan de la cárcel tan rápido como la etarra Inés del Río.

Otra voz contra la sentencia del tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sido, durante la protesta, la del padre de Marta del Castillo: 'Estoy aquí porque todos nos sentimos víctimas del terrorismo y porque con la decisión de Estrasburgo muchos violadores y asesinos se van a beneficiar de ello', ha contado a Público.

Con una banda sonora a cargo del cantante Pablo Alborán, manifestantes venidos de Barcelona, Valencia, Sevilla, Granada, Málaga, Ciudad Real, Jerez de la Frontera, A Coruña, Vigo y Zaragoza -entre otros- han gritado 'para ETA cadena perpetua', 'España unida jamás será vencida' y 'yo soy español, español, español'. Ataviados, algunos, con banderas pre-constitucionales, los manifestantes también han gritado 'a los terroristas, nunca libertad'. 'Las víctimas no quieren venganza, las víctimas quieren justicia', ha sentenciado el presentador del acto quien ha asegurado que en la Plaza del Descubrimiento, donde se ha tenido lugar el acto, y las calles de alrededor había unas 200.000 personas. (ver fotogalería)

Un grupo numeroso ha empezado un cántico contra Rajoy, aunque con poco éxito de seguimiento: 'ETA culpable, Gobierno responsable'. Poco después han subido al escenario la madre de las niñas de Alcàsser y de Sandra Palo. Antes de comenzar el momento en el que algunas víctimas del terrorismo comenzaban a explicar el porqué estaban allí, sonaba en toda la plaza el himno de España e incluso, tras esto, algunos se han animado a cantar el Asturias, patria querida.

'Siento rabia porque todo lo que está ocurriendo huele a negociación con ETA. Queremos una justicia con vencedores y vencidos', ha reclamado una víctima que ha subido al escenario. 'La terrorista Inés del Río puso una bomba para matar a mi y a mis compañeros y ahora tengo que ver cómo sale a la calle por sus derechos. ¿Y dónde están los míos?', se ha preguntado Enrique González, sargento de la Guardia Civil. En la misma línea se ha pronunciado el también guardia civil Alfonso Sánchez: 'Inés del Río intentó matarme en la Plaza de la Justicia Argentina. Los políticos que no están aquí me han traicionado'.

La portavoz de la AVT, Ángeles Pedraza, ha pedido que 'el clamor' de la manifestación llegue a Estrasburgo. 'Se quieren reír de nosotros y de nuestro dolor. No estamos dispuestos a pasar página ni a blanquear la trayectoria de aquellos que han cometido crímenes detrás de un proyecto político totalitario', ha afirmado. 'Seguiremos aquí hasta que los terroristas sean derrotados de forma total. Queremos un final con vencedores y vencidos. No es rencor lo que tenemos, es justicia lo que queremos. ¿De quién tenemos las víctimas que aceptar lecciones? ¿De los que hicieron el Faisán?', ha proclamado.

Pedraza ha denunciado que 'los poderes públicos no han estado a la altura de la reclamación de justicia que piden las víctimas'. '¿Qué ha hecho la Audiencia Nacional para derrotar el terrorismo? Nada', ha concluido. Tras finalizar el acto, a la salida de la plaza ubicada en Colón un grupo de personas han comenzado a gritar consignas como 'Gobierno dimisión, Rajoy dimisión'.

El Partido Popular se ha sumado a la concentración, a la que asisten sus vicesecretarios de Estudios y Programas, Esteban González Pons y de Organización, Carlos Floriano, en representación de la dirección nacional de esta formación política. También acuden el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, la presidenta regional del partido, Esperanza Aguirre y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. Asimismo, se han adherido al acto el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja y el eurodiputado Carlos Iturgaiz. El PP vasco ha contado también con representación encabezada por su presidenta, Arantza Quiroga, y el secretario general de la formación, Iñaki Oyarzábal.

Al mismo tiempo que se pedía la dimisión del presidente del Gobierno, algunos asistentes han increpado a la representación del PP formada por González Pons, Javier Arenas y Carlos Floriano. Cuando se dirigían a su coche para abandonar la concentración, varias personas les han abucheado mientras se podían escuchar algunos insultos como 'sinvergüenzas' o 'traidores' y algunos más subidos de tono. 

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha arremetido contra el 'llamado' Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) compuesto por magistrados 'que no son jueces sino políticos'. Aguirre ha afirmado que la 'sentencia infame' del Tribunal de Estrasburgo 'enaltece a los asesinos' y humilla a las víctimas. Por su parte, el actual líder del Ejecutivo Regional, Ignacio González, ha afirmado que 'es un deber moral de todos' estar apoyando a las víctimas del terrorismo y a sus familiares 'para que triunfe el Estado de Derecho y la libertad por encima del terror'. Gonzlález ha justificado su asistencia por la necesidad de 'dejar claro' que las víctimas y los asesinos no son iguales.

El portavoz de Sortu Pernando Barrena ha asegurado que la concentración no es representativa ni de la sociedad española, ni de las víctimas y ha consiserado que participar en ella es 'un error'. En ese sentido, ha lamentado que el PP 'saca hoy a la calle a la España de la no solución'.

Barrena ha calificado de 'grave error' acudir a la movilización. Tras advertir de que 'vencedores y vencidos no es en absoluto un esquema de solución', ha apuntado que 'la ultraderecha española ha parasitado a la dirección de algunas asociaciones de víctimas, que sólo buscan sembrar odio, venganza, revancha y anulación de derechos básicos'.

Por ello, ha enmarcado la protesta en una 'manipulación de los más bajos instintos para imponer el pensamiento único también en materia de paz y reconciliación'.