Publicado: 06.11.2013 12:25 |Actualizado: 06.11.2013 12:25

"Las alambradas con cuchillas son la verdadera Marca España"

El eurodiputado de IU Willy Meyer denuncia ante la Comisión Europea la concertina de la valla de Melilla por ser una vulneración de derechos de los inmigrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El europarlamentario de Izquierda Unida (IU) Willy Meyer ha denunciado ante la Comisión Europea la recolocación en la valla de Melilla de la concertina, un entramado de alambre con cuchillas, que supone, a su juicio, una vulneración de derechos de los inmigrantes por parte del Gobierno de España. En un comunicado, IU ha informado de la iniciativa de Meyer, que asegura que "las alambradas con cuchillas se han convertido en la verdadera Marca España".

Este mismo martes, un ciudadano de origen subsahariano murió cuando intentaba saltar esta doble valla después de caer desde la alambrada que tiene una altura de seis metros cada una, mientras entre 150 y 200 personas trataban de pasar a primera hora de la mañana por la zona de Tres Forcas.

"La Europa que se reclama de los derechos fundamentales cierra sus fronteras a personas migrantes que salen de sus países huyendo de la hambruna y la pobreza provocadas por el expolio de sus recursos naturales por parte de aquellos que después les reciben con alambradas de cuchillas", afirma el europarlamentario. De esta forma, ha censurado que los gobernantes europeos, por un lado, lloran la muerte de los inmigrantes en Lampedusa y, en cambio, siguen aprobando las políticas que "les llevan a ella".

"Las cuchillas en la verja de Melilla son un ejemplo más de la verdadera cara de la Europa Fortaleza. Es una vulneración más de los derechos fundamentales de las personas migrantes. Por ese motivo he exigido a la Comisión Europea que sancione esta medida inhumana que acaba de poner en marcha el Gobierno de España", ha afirmado.

Para Meyer, en un momento en el que son miles los jóvenes españoles que han salido del país en busca de mejores condiciones de vida, el Gobierno de España debería pensar que podrían ser esos jóvenes los que un día "se encontraran frente a alguna valla que saltar, igual o incluso aún más peligrosa" que la de Melilla.