Público
Público

Albacete en el filo

Recupera Albacete su secular vocación de nudo de comunicaciones y eje de un cruce de caminos en el que la Meseta va en busca del Levante. Ahora, los 322 kilómetros que la separan de Madrid suponen tan sólo 90 minutos de trayecto. Y

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Allá donde se cruzan los caminos que unen la Meseta con las tierras sureñas del Levante, Albacete se aparece al viajero en mitad del llano manchego, justo en el centro de un cruce de caminos.

En árabe, Albacete significa la llanura, y pocas veces estuvo un nombre tan bien puesto. La vieja villa manchega de hace unos siglos es hoy la capital más populosa y habitada de Castilla-La Mancha. Albacete es una capital moderna y diáfana, de amplias y luminosas avenidas, de grandes parques y recoletos jardines que, como necesarios oasis, contrastan con la desnudez del paisaje de sus alrededores.

Es una ciudad de larga tradición caminera e industrial, y de ello da fe no sólo su sólido tejido comercial, sino también sus principales edificios y monumentos. La mayoría son relativamente recientes. Nacieron al amparo del siglo XIX, cuando en Albacete empezó a crecer una pujante burguesía vinculada a la agricultura y la ganadería.

A excepción de la catedral, del siglo XVI, pasear por la ciudad es como hojear un extenso catálogo de arquitecturas decimonónicas, generalmente construcciones civiles e industriales.

El más paradigmático ejemplo de la vocación comercial de la ciudad es el Ferial, conocido popularmente como la sartén por la peculiar forma con la que fue trazado. Este lugar, además de ser uno de los emblemas patrimoniales de la capital, sigue cumpliendo la función para la que fue concebido. En él se organizan algunas de las ferias comerciales más importantes de la Comunidad. Aunque cuando llegan las fiestas de la Virgen de los Llanos, entre los días 7 y 17 de septiembre, aquello bulle de manera constante e imparable en uno de los acontecimientos festivos más espectaculares e intensos de todo el país.

Resulta imprescindible
La Catedral
Aunque erigida a principios del siglo XVI, buena parte de su aspecto actual se debe a posteriores remodelaciones. Aquí trabajaron artistas de la talla de Enrique Egas y Diego de Siloé. Su fábrica gótica no desentona con las columnas renacentistas que sustentan su interior. Destaca la capilla renacentista de la Virgen de los Llanos, patrona de la ciudad.

Pasaje de Lodares
Es la gran construcción modernista de Albacete. Comunica la calle Mayor con la del Tinte. Acoge una amplia y luminosa galería comercial y un conjunto de viviendas. Cubierto por hierro y vidrio, el pasaje está decorado con figuras alegóricas y columnas de orden clásico.

Museo de Albacete
Ubicado en la parte alta del parque Abelardo Sánchez, posee dos centros expositivos dentro de sus dependencias. El primero está dedicado a la arqueología. El segundo está enfocado a la pintura y es un homenaje al pintor de la tierra Benjamín Palencia. En el Arqueológico destacan unas muñecas articuladas de época romana procedentes del ajuar de una niña romana de Ontur (Tel. 967 22 83 07. Cierra lunes y domingo tarde).

El Ferial
Uno de los emblemas patrimoniales de la ciudad, conocido popularmente como la sartén. El recinto fue proyectado a últimos del siglo XVIII y quedó ordenado en torno a una señorial portada de acceso que daba paso a dos galerías expositivas y a un gran círculo donde mercaderes y tratantes de toda la región regateban y cerraban los negocios.

Si tienes más tiempo
Posada del Rosario
La actual oficina de turismo ocupa una posada de arrieros fechada a últimos del siglo XVI, en la que se mezclan los estilos gótico, mudéjar y renacentista. Se trata del más típico ejemplo de arquitectura popular del siglo XVI de Albacete.

Plaza del Altozano
Es el corazón urbano de la ciudad, epicentro de los barrios viejos y punto de encuentro. En ella está emplazado el antiguo Ayuntamiento, un edificio de estilo barroco que en la actualidad acoge el Museo Municipal, así como una exposición permanente de Arte Popular del Mundo. Y en ella también se hallan monumentos tan emblemáticos como la estatua del Cuchillero y la reproducción de la famosa Bicha de Balazote. Próximo a la plaza se halla la Casa del Hortelano.

Museo de la Cuchillería
La Casa del Hortelano, uno de los más bellos palacios señoriales de la capital, es la sede de este museo situado en la plaza de la Catedral. Fue construida en el año 1912 por encargo de Joaquín Hortelano al arquitecto Daniel Rubio. Cuenta con diversas salas de exposiciones temporales, permanentes y una muestra de fabricaciones actuales.


Oficina de Turismo de Albacete


www.albacete.es
Parador de Albacete
Gran Hotel

Tryp Los Llanos

San Antonio



Casa Marlo
Nuestro Bar
Casa Paco
Álvarez