Público
Público

Los albano-kosovares ultiman los preparativos para declarar la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los albano-kosovares ultiman los preparativos para celebrar con una gran fiesta la independencia de Kosovo, que esperan proclamar este fin de semana, pese a que Serbia se opone a la escisión de esta provincia.

En Kosovo los relojes parecen haberse parado hoy para la mayoría albanesa, que ha abandonado las actividades diurnas para dedicarse exclusivamente a preparar la celebración del gran Día de la Independencia.

"Ver a nacer a un bebé después de nueve meses es una gran alegría e imagínate qué contentos estamos en estos momentos del nacimiento de nuestro Estado que lo esperamos hace siglos", dijo a Efe un hombre llamado Ahmet en Pristina.

Aunque las autoridades kosovares no han anunciado aún la fecha de su proclamación, la llegada de la independencia, probablemente el domingo o el lunes próximos, ya se respira en el aire en Pristina.

Los hoteles están llenos de periodistas extranjeros y por las calles se ven anuncios y carteles en los que predominaba la palabra "Independence" y que ofrecen descuentos para los que quieran celebrar la fiesta en la capital.

"Vamos a invitar a beber gratis a todos los que entren en nuestro restaurante ese día", dijo a Sherif, dueño de una bodega de la ciudad.

Reposteros locales elaboran un pastel gigante, de 25 metros cuadrados de superficie, que tiene la forma del mapa de Kosovo y que pesará 1.500 kilos para celebrar el evento.

En la avenida Madre Teresa, la calle principal de Pristina, se colocarán botellas de vino con etiquetas rojas que llevan escritas la palabra "Pavaresia" (independencia), así como comida y otras bebidas, que se ofrecerán gratuitamente a los visitantes.

Para gozar de esta alegría se calcula que unos 200.000 albaneses provenientes del extranjero, principalmente de la vecina Albania y Macedonia, se sumen este fin de semana al medio millón de habitantes de la ciudad.

Las autoridades del aeropuerto de Pristina han informado de un aumento del 26 por ciento en el flujo de pasajeros llegados de fuera de la provincia, frente a las cifras del mismo período de 2007.

Entretanto, el servicio de correos de Kosovo ha anunciado que emitirá para ese día una edición especial de sellos titulados "Día de la Independencia".

También las instituciones culturales de Kosovo habían iniciado intensos trabajos preparatorios para celebrar la jornada que significará la separación de esta provincia de Serbia.

En la Galería de Artes se va a exhibir durante 72 horas un centenar de documentales con temas inspirados en la paz y realizados por cineastas de la región balcánica y de Europa.

Por su parte, los estudiantes de la Facultad de Bellas Artes han comenzado a pintar un cuadro de 70 metros de largo con escenas de la historia de Kosovo.

En cuanto a música, la Orquesta Filarmónica de Kosovo ha estado ensayando y ha invitado a interpretes de la vecina Albania y de Macedonia para que toquen en un concierto de estreno de la flamante república, que se abrirá con el Himno a la Alegría de Beethoven.

El Gobierno de Pristina ha destinado a estos festejos un millón de euros de su paupérrimo presupuesto y ha exhortado a comportarse con "contención", mantener una "postura digna alejada de la euforia" y abstenerse de hacer cantos patrióticos que puedan provocar a la minoría serbia.

En Kosovo viven unos 100.000 serbios repartidos en enclaves y en la ciudad norteña de Mitrovica, contigua a Serbia, que rechaza la secesión de la provincia.