Público
Público

Albert Boadella cree que la sociedad está entrando en "la pornografía del buenismo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de la compañía de teatro privada más antigua de Europa, "Els Joglars", Albert Boadella, vuelve a sentar polémica con su última obra, "La Cena", en la que satiriza la actitud de la sociedad ante el medio ambiente, que ha entrado en lo que califica como "la pornografía del buenismo".

Con motivo de la representación hoy y mañana en el auditorio Baluarte de Pamplona de "La cena", Boadella ha concedido a EFE una entrevista en la que asegura que han subtitulado la obra como "Cuento medioambiental con aliños de las Cuatro Estaciones de Vivaldi" porque consideran que es un cuento "tanto en el sentido metafórico como en el real".

La obra, que gira en torno a la preparación de la cena de clausura de una cumbre internacional sobre cuestiones climáticas, está narrada en forma de cuento, explica Boadella, quien considera que también hay una parte de cuento en todo lo que concierne al entorno medioambiental.

De una forma "divertida y satírica" pretenden ilustrar cómo un gobierno hace "sus pequeñas acciones de escaparate para contentar a los ciudadanos", reflejando la "cierta impostura" que a su juicio llevan a cabo las administraciones públicas frente a todo lo relacionado con el cambio climático.

En su opinión, "hay algo tan paradójico" como que, por un lado, "instigan a una especie de consumo compulsivo", para que no se venga el mundo abajo, y, por otro, hacen ver que están "muy preocupados" por las consecuencias del cambio climático, cuando son precisamente los países desarrollados los que "con esa locura consumista pueden llegar a erosionar el planeta".

La mayor preocupación de Boadella, según reconoce, es que la sociedad ha entrado en lo que él llama "la pornografía del buenismo", por la que todo es una especie de exhibición de "lo buenos y solidarios que somos", una actitud que, bajo su punto de vista, alientan los gobiernos.

El director de la compañía catalana aclara que a él le parece positiva la preocupación por el medio ambiente, pero únicamente si ésta es real y puede tener sus efectos directos en la solución del problema, y considera que lo único que se está haciendo es "puro negocio", "el nuevo negocio del medio ambiente".

Boadella asegura que aunque pueda parecer lo contrario por la vertiente crítica de sus obras, no es un "pesimista empedernido" sino un "escéptico positivo", ya que cree que sí que hay cosas "trascendentales" que el hombre ha conseguido, pero considera que siempre hay una "parafernalia" alrededor de lo que los gobiernos democráticos van creando, que es "una especie de trampa para la ciudadanía, para tranquilizar sus conciencias".

No obstante, más allá de su vertiente reivindicativa, Boadella afirma que el gran activo de esta obra y de la compañía son los actores, que a su juicio hacen una auténtica "exhibición interpretativa", llegando a dar vida a entre diez y doce personajes cada uno de ellos, sin que el espectador sea consciente de ello, y siempre con escenografías "muy bellas, pero de enorme sencillez".

Aquél que acude a ver la obra se encuentra con algunos actores que llevan treinta años trabajando juntos, que poseen "unas condiciones extraordinarias de experiencia", y que desarrollan un trabajo "de enorme solidez y preparación", ha destacado.

"Els Joglars", que en año y medio cumplirá medio siglo de vida, es actualmente la compañía de teatro privada más antigua de Europa, algo que su director califica de "insólito", y que sólo se ha podido lograr gracias "al buen hacer y la experiencia" del conjunto de sus actores, entre los que destaca Ramón Fontserè, que lleva en la compañía desde 1983 y que ha sido galardonado con el Premio Nacional de Teatro, el Premio de la Crítica de Barcelona y el Premio Mas de interpretación masculina por obras anteriores.

A juicio de su fundador, la compañía es una creación "casi utópica", ya que ha permitido a sus actores ser "extraordinariamente felices" haciendo teatro, viviendo de ello, y logrando "el relieve y la incidencia" que han tenido en el conjunto del panorama nacional, por lo que su balance de estos casi cincuenta años es "extremadamente positivo".