Público
Público

Albert Costa: "Ser capitán es complicado, pero también un orgullo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Albert Costa, que ha renovado su contrato una temporada más como capitán del equipo español de la Copa Davis, ha dicho hoy en Sevilla que ese cargo es "complicado, pero también un orgullo".

"Como hay mucha gente preparada para esta tarea, agradezco mucho que renueven esta confianza en mí", expresó el ex tenista ilerdense.

En su doble experiencia de jugador de la Copa Davis y ahora capitán, en las que ha conquistado la Ensaladera en ambas circunstancias, Costa apuntó que "se sufre mucho de las dos formas, aunque en el banquillo sientes más presión".

"Las relaciones de los jugadores conmigo y con la Federación son inmejorables y con la victoria de Barcelona hemos tocado la cima, hemos llegado de nuevo al máximo. Los jugadores y el cuerpo técnico han hecho un gran esfuerzo, pero a partir de ahí no hay que dejar de ser autocríticos", afirmó Costa sobre el futuro del equipo nacional de la Copa Davis.

Sobre la eliminatoria de la primera ronda de la próxima edición de este torneo, en marzo ante Suiza, Costa expuso que "dependerá de si juega o no Roger Federer".

"Por lo que sé, quiere jugar, aunque como siempre no lo decidirá hasta después del Open de Australia. Yo estaré allí haciendo el seguimiento a nuestros jugadores, metiéndoles ya en el nuevo reto y para hacerles ver que tenemos que seguir con humildad para volver a ganar la Copa Davis. Si no lo afrontas así no hay dudas de que pierdes", subrayó.

José Luis Escañuela, por su parte, también valoró, cuando va a concluir 2009, su trabajo al frente de la Federación Española de Tenis, que preside desde el pasado marzo.

"Ha habido muchas alegrías pero también un sinsabor, como fue el descenso del equipo de Copa Federación. Eso sí, los resultados individuales de las jugadoras han sido notables y como hicimos con el equipo de Copa Davis, hemos regulado la relación contractual de las jugadoras con la Federación", comentó.

Escañuela añadió que "la Ensaladera ha sido un sueño, un regalo, pero quedan muchos retos. Aún la Federación no está a la altura de lo que estos jugadores representan para España".

"Debemos aumentar los recursos, crecer en instalaciones, afrontar un gran proyecto de ayudas para el tenis de base en todos los niveles. Ha sido necesario bajar el tono del discurso, colocarnos deliberadamente en un perfil bajo y dedicarnos a darles a los jugadores las mejores condiciones para ganar", destacó.