Público
Público

Alberto Rodríguez toma el pulso a la Sevilla anterior a la Expo en "Grupo 7"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cineasta andaluz Alberto Rodríguez, tras "Siete vírgenes", vuelve a inmiscuirse en el ritmo infeccioso de las callejuelas sevillanas en "Grupo 7", una cinta de acción sobre la operación antidrogas previa a la Expo 92 que estrenará el 4 de abril y que protagonizan Mario Casas y Antonio de la Torre.

Todavía queda un mes y medio para que se estrene "Grupo 7", pero los productores de la película, tras varios pases con los exhibidores, saben qué se traen entre manos y han querido abrir boca a la prensa.

El peculiar cineasta Alberto Rodríguez, que se dio a conocer en tándem con Santi Amodeo en "El método Pilgrim", se vuelve a amparar en su número de la suerte, el siete, que reaparece en el escuadrón que quiere lavar la cara a una Sevilla en cuyo centro convive el lumpen con la España floreciente.

"Probamos con 'Grupo 4', con 'Grupo 5' para no repetirnos -por aquello de las siete vírgenes-, pero al final el que más nos convencía era 'Grupo 7'", ha explicado Rodríguez, y así es como se llaman esos cuatro policías que se encargan de despejar el centro de la capital andaluza de drogadictos.

"Ante un gran evento, todo el mundo mira para otra parte, quiere que se vea solo lo bonito de una ciudad", ha asegurado Rodríguez, que mueve su cámara con nervio para recordar que España, hace veinte años, ofrecía un panorama mucho más desolador de lo que se quiere recordar.

"Se nos olvida muy rápido, pero en los 80 no había conciencia de lo que era ser drogodependiente", ha proseguido un director que, en 1992, estudiaba Comunicación Audiovisual en la misma ciudad que se preparaba para el "punto de inflexión" que significó para el país ese año de proyección internacional, gracias también a los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Con ese contexto, y tras una labor de documentación que ha pasado por jueces, fiscales, policías, ladrones, periodistas y drogadictos, Alberto ha creado esta ficción desgarradora que "no es una denuncia, es una realidad".

En "Siete vírgenes" dio una imagen emocionantemente fatalista de las nuevas generaciones, pero ahora ajusta el desencanto al mundo adulto, menos reversible. "En 'Siete vírgenes' tenían 15 años y se lo perdonabas todo. Ahora ya no", asegura.

El cuarteto que se mueve entre el sacrificio y el abuso de poder lo forman cuatro hombres con nombres bíblicos: Rafael (Antonio de la Torre), Ángel (Mario Casas), Mateo (Joaquín Núñez) y Miguel (José Manuel Poga), que emprenden su descenso hasta los infiernos negociando con el diablo de las drogas.

Pero, con la máxima realista, Rodríguez no quiso moverse por las reglas del género de gánsteres -"no me interesa el género en el momento en que te obliga a seguir un patrón"- y fue desmitificando los movimientos de estos agentes.

"Los policías nos decían que nadie dispara como en las películas americanas, que disparar no es tan fácil", ejemplifica Rodríguez, satisfecho de una película en la que también ha contado con una amplia paleta de secundarios, como Inma Cuesta, Julián Villagrán, Lucía Guerrero y Diana Lázaro, que le sirve para crear el tejido emocional de los protagonistas.

Y es que ese "mirar hacia otro lado" de la propia Sevilla para construir su Exposición Universal, acaba salpicando la construcción individual de los personajes, llenos de excepciones morales, de sinsabores emocionales y encaramándose desesperadamente a sus parcelas de poder.

"Grupo 7" completa, tras el paréntesis de "After", el díptico de Rodríguez sobre los bajos fondos sevillanos. "Siempre me invitaban a una cena en el Ayuntamiento de Sevilla y desde que hice 'Siete vírgenes' no me han vuelto a llamar. A ver cómo reacciona el nuevo alcalde con esta película", ha bromeado Rodríguez.

Pero también recuerda el cambio radical que ha sufrido España en general y Sevilla en particular en estas dos décadas. "'Siete vírgenes' se ambientaba en el barrio de Las Tres Mil Viviendas, pero antes de 1992 el centro era también así'", ha recordado.

Mateo Sancho Cardiel