Público
Público

Albín cumple cien partidos en Primera División con el Getafe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Juan Ángel Albín, delantero del Getafe, cumplió ante el Málaga, con una derrota, su partido número cien en Primera División con el conjunto del sur de Madrid, donde llegó en el verano de 2006 hace cinco temporadas.

Entonces, el jugador charrúa tenía 19 años. Había jugado en Nacional de Montevideo, donde había demostrado su clase marcando 14 goles en 27 partidos. Eran estadísticas importantes para un extremo zurdo. Cuando aterrizó en las oficinas del Coliseum Alfonso Pérez, el jefe del vestuario era el entrenador alemán Bernd Schuster. Su anterior técnico, Daniel Carreño, avaló la compra del Getafe. "Tiene una zurda prodigiosa, se parece a Álvaro Recoba", dijo en aquellas fechas a EFE.

Durante su presentación oficial, el 14 de julio de 2006, Albín mostró su "ansiedad" por demostrar su valía. Y comenzó muy bien aquella pretemporada. Deslumbró. Parecía que iba a comerse el mundo, pero antes de empezar la Liga, inició una serie de percances que han caracterizado su paso por España. Las lesiones han sido su tendón de Áquiles, y a una semana del comienzo de esa temporada sufrió un edema en su rodilla izquierda.

Aquel percance fue el primero de unos cuantos a lo largo de aquel curso. Al final, sólo pudo sumar 385 minutos repartidos en 13 partidos. No marcó ningún gol, no pudo demostrar el porqué de las alabanzas de su fichaje y se perdió los momentos cumbres de la temporada, como la final de la Copa del Rey o la remontada ante el Barcelona en semifinales. Su ansiedad se vio reflejada en una entrevista con EFE, en la que afirmó que llegó a pensar en regresar a Uruguay.

Sin embargo, Albín aguantó en el Getafe y pudo disfrutar de momentos históricos. En la campaña siguiente, la 2007/2008, con el danés Michael Laudrup en el banquillo, vivió situaciones únicas. Jugó en Múnich ante el Bayern en la ida de aquella eliminatoria histórica de la Copa de la UEFA y completó un gran partido que acabó en empate a uno.

La vuelta, aquel duelo en el que los alemanes expulsaron de los cuartos de final al Getafe en la prórroga con un gol agónico de Luca Toni, la vio desde el banquillo. Se resarció una semana después, cuando fue titular en la segunda final de Copa, la que perdió el Getafe ante el Valencia 3-1.

En total, aquel año contabilizó 1.622 minutos. Jugó 30 partidos y marcó siete goles. Esa buena tendencia continuó el siguiente curso, con Víctor Muñoz, que confió en el uruguayo. De nuevo las lesiones le respetaron y marcó de nuevo siete goles repartidos en 32 partidos.

Con Míchel no tuvo tanta suerte. El pasado curso, el primero completo del técnico, otra vez las lesiones frenaron su progresión. Cuando no estaba lesionado, el equipo carburaba demasiado bien como para hacer muchos cambios en el once. Pese a todo, sumó 23 encuentros, 1.228 minutos y tres goles. Fue su segunda temporada más floja de todas las que ha estado por Getafe.

La quinta ha comenzado regular. En la primera jornada de Liga fue suplente ante el Espanyol, pero jugó 35 minutos saliendo desde el banquillo. Después, otra vez una lesión, ha dejado a Albín fuera de juego en tres partidos (Levante, Odense y Deportivo). Hoy, ante el Málaga, el uruguayo ha vuelto. Lo ha hecho para certificar una cifra redonda, cien partidos. En ellos hay sombras y luces, pero no muchos tienen la suerte de alcanzar esa cifra. Ante el Málaga, hubo sombras. Su equipo perdió 0-2 con claridad y Albín apenas pudo aportar nada.