Publicado: 12.01.2014 21:36 |Actualizado: 12.01.2014 21:36

El alcalde de Burgos asegura que "las obras no se van a paralizar" pese a la rebelión ciudadana

3.000 personas se manifiestan por tercer día consecutivo en el barrio de el Gamonal para pedir la liberación de los detenidos durante los disturbios del fin de semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha defendido la realización de las obras del bulevar en el barrio de Gamonal pese a las protestas ciudadanas de los últimos días y ha precisado que el proyecto ha crecido desde el año 2011 por las aportaciones vecinales, informa Europa Press.

Lacalle, quien ha comparecido ante los medios acompañado por los tenientes de alcalde Ángel Ibáñez, Salvador de Foronda y Fernando Gómez, y con dotaciones policiales a la puerta del Fórum Evoluciona, ha asegurado que el del bulevar es un proyecto que busca devolver un espacio a los vecinos y ha recordado que estaba recogido en el programa electoral del PP "pero también de otros partidos como el PSOE", por lo que su respaldo en las urnas es del 80%.

En referencia a la oportunidad de acometer una obra de estas características en la actual coyuntura económica — lo que constituye uno de los principales motivos de protesta— el primer edil burgalés ha defendido que "más que nunca" es el momento dado que los servicios públicos son, en estos momentos, la prioridad del Ayuntamiento. "Por eso destinamos ocho de cada diez euros a servicios públicos y tan sólo uno de cada diez a inversiones como esta, que además pretenden generar actividad económica en la ciudad y mejorar los espacios públicos", ha recalcado.

Lacalle defiende que la reforma pretende "generar actividad económica y mejorar los espacios públicos de la ciudad"

Tras recordar que se creó un jurado con participación vecinal y técnicos, entre otros, y que se votó el proyecto ganador, elegido por unanimidad, el alcalde de Burgos ha destacado que, desde el año 2011, el proyecto ha crecido de mano de las aportaciones vecinales recogidas a través de "numerosas exposiciones públicas".

Lacalle, quien ha trasladado la "vergüenza" que despierta en los burgaleses la imagen transmitida por los disturbios de las dos últimas noches que "en modo alguno representa a la ciudad", ha insistido además en que el proyecto pretende mejorar la calidad de vida de todo el entorno.

El alcalde, quien ha comparecido este domingo por primera vez desde que el viernes se produjeran los primeros disturbios, ha agradecido la labor de las fuerzas de seguridad y, tras expresar su condena "total y absoluta" a los actos violentos, se ha referido a la plataforma Bulevar no Ahora, que se disolvió el pasado viernes a la vista del cariz que tomaban los acontecimientos, para puntualizar que, respetando la participación en las tres manifestaciones que ha convocado, se trata de un barrio de 60.000 personas. "La ciudad no permitirá que la violencia se imponga a las decisiones tomadas democráticamente", ha sentenciado.

Los vecinos han vuelto a manifestarse este domingo por tercer día consecutivo

No obstante, esta noche, por tercer día consecutivo, unas 3.000 personas han vuelto a manifestarse en las calles del barrio de Gamonal, según informan Atlas [ver vídeo superior] y la agencia Efe. La marcha ha partido de la Calle Vitoria, cuya remodelación por parte del Ayuntamiento de Burgos ha sido el detonante de la protesta vecinal, y se ha dirigido a la comisaría, para pedir la liberación de los 23 detenidos, diez de ellos menores, en los incidentes de la noche del sábado al domingo. Posteriormente, ha proseguido hasta la sede de un grupo de comunicación, antes de regresar al barrio de Gamonal, donde un grupo de varios centenares de personas ha tirado las vallas y ha accedido al lugar de las obras contra las que protestan los vecinos. El alcalde de Burgos, Javier Lacalle (PP), por su parte, ha asegurado en rueda de prensa que "las obras no se van a paralizar", para convertir la calle en un bulevar, un proyecto que ha generado las protestas por su coste y por la reducción de carriles para vehículos y de plazas de aparcamiento, informa Efe.

Y eso a pesar de que en la noche del sábado, resultaron detenidas 23 personas —entre ellas, ocho menores—, y otras 12 terminaron heridas. De los 12 heridos —todos ellos de carácter leve—, ocho son manifestantes; tres, agentes de policía; y uno, bombero; según una información publicada por Diario de Burgos recogida por Europa Press.

La jornada, hasta este balance final, había transcurrido marcada por la celebración de varias concentraciones y una manifestación que, de manera pacífica, recorrió algunas de las principales calles del barrio de Gamonal hasta la Comisaría de Policía de la Avenida de Castilla y León. En ella había participado más de un millar de personas para pedir la liberación de los 17 detenidos en la primera jornada de disturbios.

Tras la celebración de la manifestación, que retornó a las inmediaciones de la calle Vitoria, junto al lugar donde se ha comenzado a construir el bulevar, se registraron algunos actos vandálicos puntuales protagonizados por un reducido grupo de personas, que lanzaron basura y derribaron parte del vallado perimetral de las obras. Las cargas policiales y los actos violentos se sucedieron durante varias horas, originando importantes destrozos en mobiliario urbano y escaparates de entidades bancarias. Además, se incendiaron más de 30 contenedores y se realizaron numerosas pintadas en fachadas, portales y establecimientos comerciales.

El conflicto ha surgido porque el Ayuntamiento de Burgos pretende reconvertir parte de la calle Vitoria en un bulevar, limitando el tráfico rodado y priorizando el tránsito peatonal y bicicleta. Las obras, que comenzaban el pasado jueves, cuentan con un presupuesto cercano a los 8 millones de euros y un plazo de ejecución de catorce meses, en el que además se construirá un aparcamiento subterráneo en la calle Vitoria. Los manifestantes consideran que, dada la situación de crisis actual, no es momento de dedicar esa inversión a la reforma de una calle.