Público
Público

El alcalde de Londres enfurecido con el aeropuerto de Gatwick porque perdieron sus maletas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Londres, Boris Johnson, expresó hoy su enfado con el aeropuerto internacional de Gatwick, que sirve a la capital, tras contar cómo se perdieran sus maletas al regreso de unas vacaciones con su mujer y sus hijos.

El político conservador publica un comentario en el diario "The Daily Telegraph", describiendo su desesperante experiencia, y afirma que calificar de "tercermundista" el servicio que ofrece Gatwick es "un insulto para muchos aeropuertos modernos y eficaces que hay en los países en desarrollo".

El alcalde advierte que si no se toman medidas para resolver "el actual caos" en Gatwick, puede haber consecuencias negativas para los próximos Juegos Olímpicos de 2012 en esta capital.

Johnson critica la escasez de funcionarios en el control de pasaportes y dice que los viajeros, muchos de ellos agotados tras largos viajes, daban vueltas por lo que describe como "rediles de bueyes" -espacios acordonados para controlar a los viajeros que llegan- como si se tratase de "reclusos de una cárcel victoriana".

Al no aparecer su equipaje, el alcalde preguntó "quién diablos era responsable de aquello" y escribe que es "una muestra de la extrema cobardía y cinismo" de las autoridades aeroportuarias que no hubiese allí nadie de BAA, la empresa dueña del aeropuerto y que es a su vez propiedad del grupo español Ferrovial.

La carta del alcalde de la capital se suma a las críticas de muchos hombres de negocios que se quejan de los retrasos y otros problemas de Gatwick y tratan de presionar a la Comisión de la Competencia Británica para que obligue a BAA a vender alguno de los tres aeropuertos que controla en Londres: Heathrow y Stansted, además de Gatwick.

Las compañías Ryanair y Virgin Atlantic se han quejado también de las elevadas tasas aeroportuarias y de la mala calidad del servicio, que achacan a la falta de competencia ya que BAA, dueña también de los aeropuertos de Glasgow, Edimburgo, Aberdeen y Southampton, tiene prácticamente un monopolio en el sureste de Inglaterra y Escocia.

El jefe de Ryanair, Michael O'Leary, dijo la pasada semana que su aerolínea haría una oferta por Stansted en el caso de que se pusiera en venta y se comprometió a aumentar el número actual de pasajeros en ese aeropuerto de los 24 millones actuales hasta 40 millones, para lo cual reduciría a la mitad las tasas aeroportuarias y construiría una segunda pista y una nueva terminal.