Público
Público

El alcalde de Valladolid otorga su perdón a los "pobres de pedir de toda la vida"

León de la Riva interpreta la sentencia que anula de forma parcial su ordenanza 'antivandalismo'. Ahora solo perseguirá a "los que acosan a la gente en las terrazas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva (PP), ha hecho su particular interpretación de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL), que declaraba nula de forma parcial la ordenanza 'antivandalismo' y 'antimendigos' que lleva en vigor un año y medio y que permitía imponer multas de hasta 1.500 a las personas que ejercieran la mendicidad en las calles vallisoletanas y a aquellas que vistieran ropa de baño fuera de las zonas delimitadas. 

En concreto, la sentencia anula la prohibición genérica de mendigar pero no la de sancionar 'situaciones de coacción, conflicto moral, violencia psíquica o mera incomodidad' que esa práctica puede ocasionar a los ciudadanos. Este punto advierte de que el problema es cómo está redactado el artículo, 'pues habla de cualquier forma de mendicidad'.

Esto ha hecho que De la Riva se saque de la manga una nueva división de mendigos: por una parte estaría el 'pobre mendigo de pedir de toda la vida', al que dejará de perseguir a partir de ahora, y el pobre de nuevo cuño, al que seguirá multando. Estos últimos, según el regidor, son 'los que acosan a la gente en las terrazas y calles y están integrados en mafias que ademas se reparten en los puestos'.

Cuando aprobó la polémica ordenanza, el alcalde ya llegó a declarar que con la misma pretendía 'evitar la explotación de gitanos rumanos' y añadió que 'algunos aplauden la explotación de gitanos rumanos en su mayoría, pero nosotros entendemos que no debe ser así'. Este viernes, el edil ha calificado la sentencia sobre la ordenanza de convivencia ciudadana de 'muy positiva para el Ayuntamiento' y ha anunciado que en esa línea no la recurrirá y la acatará, ajustando el texto a lo que dice el Alto Tribunal, que a su juicio 'ha mejorado la ordenanza'.

León de la Riva interpreta tras la lectura de la sentencia que sigue estando prohibida la mendicidad por parte de mafias, con menores o en situaciones que supongan coacción, violencia psíquica o incomodidad a los ciudadanos, multada con hasta 1.500 euros, aunque, en la línea de lo que él mismo había planteado, deja fuera al mendigo tradicional.

El alcalde de Valladolid ha calificado de 'exhaustiva y muy bien trabajada' la sentencia que responde al recurso presentado contra la ordenanza municipal por trece asociaciones de Valladolid, entre ellas IU, CCOO y Ecologistas en Acción, porque en opinión de los recurrentes violaba 'dieciséis artículos de la Constitución, con veinte infracciones constitucionales, y de tres sentencias del TSJCYl y cinco leyes'.

De la lectura de la sentencia se desprende, según ha precisado De la Riva, que seguirá estando multando pasear con bañador por la Plaza Mayor de Valladolid, aunque el Alto Tribunal deja fuera la expresión de la ordenanza que prohibía hacerlo 'con otra prenda de vestir similar', entre las que el alcalde ha citado desde un traje de neopreno a un pareo e incluso una tanga.