Público
Público

Alejandro Santaella publicará este año otra entrega de su saga fantástica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El joven Alejandro Santaella, que a los quince años se ha convertido en un autor de éxito con la novela fantástica "Sebastián y el cetro de la vida", publicará en 2008 una nueva entrega de su saga, donde enfrentará a su personaje "a la amenaza de Moldruite".

Con tan sólo once años ideó la historia de Sebastián, que vive en Serpo, "una aldea feliz y tranquila, habitada por brujos y magos que no conocen los conflictos" de la que se tendrá que marchar para luchar contra un tirano.

Empezó a escribir la novela "por entretenimiento" y para plasmar sobre el papel "lo que no podía hacer en la vida real", aunque no esperaba que terminara publicándose, ha confesado hoy a los periodistas en Santander, antes de encontrarse con sus jóvenes lectores.

La aventura que fue imaginando en su habitación ha acabado en todas las librerías de España porque su madre le regañó por pasar tantas horas delante del ordenador y él le confesó que estaba escribiendo un libro.

Quien ahora es su representante, Miguel Gómez, financió una primera tirada local en Málaga y en 2007 la editorial Martínez Roca decidió lanzarla y en sólo tres días vendió mil ejemplares.

Para Alejandro Santaella, lo más complejo de la tarea de un escritor es encontrar el título y empezar la historia, que va creando poco a poco, según le venga la inspiración. Y si algún día no llega, tampoco se agobia porque la idea de lo que va ocurrir la tiene "toda ya montada" en la cabeza.

Alumno de cuarto de la ESO, tiene claro que lo primero son los estudios y que sólo cuando ha acabado las tareas de clase, se puede poner a escribir o a jugar con el ordenador, dos de las aficiones de este joven autor, que también disfruta con el ajedrez, los juegos de rol, la lectura, el cine y los cómic de Manga.

"El señor de los anillos" y "Dragonland" son las lecturas favoritas de Alejandro Santaella, quien cree que la literatura se le da bien aunque es consciente de que aún tiene mucho que aprender porque es un niño. "Cada uno tiene un don y si se empeña en algo puede conseguirlo", ha sentenciado.

Ahora cree que cuando sea mayor seguirá escribiendo, aunque le gustaría estudiar informática y biología, porque saca mejores notas en ciencias que en letras.