Público
Público

Alejandro Sanz vuelve de gira a Latinoamérica "sin dormirse en los laureles"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alejandro Sanz presentó hoy en México el inicio de su gira latinoamericana, que le llevará desde mañana a un viaje que pasará también por Chile, Argentina y Paraguay, con la promesa de "no dormirse nunca en los laureles".

"No hay que dormirse nunca en los laureles, pensar que todo está hecho, de no quedarte ya en una fórmula porque te funciona", indicó el cantante en rueda de prensa, un día antes de que abra el "Tour Paraíso" en el Auditorio Nacional de Ciudad de México.

"Esa fórmula llega a desgastarse y te desgasta a ti también", consideró Sanz, que ofrecerá sobre el escenario las canciones de su último trabajo, "Paraíso Express", al que llamó así porque grabar cada tema supuso para él un refugio, un pequeño edén fugaz.

El artista ofrecerá hasta el 13 de marzo once conciertos en México, seis de ellos en el Auditorio Nacional capitalino y los restantes en Guadalajara, Monterrey, Mérida y León.

También aprovechará allí para tomar "unos días de vacaciones", dijo, cuando el trabajo se lo permita.

De ahí viajará a Chile, Argentina y Paraguay, donde finalizará la primera parte de su periplo latinoamericano el 27 de marzo.

Posteriormente, y tras un descanso, volverá a España a tocar, intercalando las fechas con una visita de cerca de un mes a Estados Unidos (12 de julio a 15 de agosto).

Una vez acabado esto, el artista planea volver a Latinoamérica entre el 11 de octubre y el 21 de noviembre.

"A mi me gustaría terminar la gira en México", reconoció el cantante, que dijo tener una relación especial con el país por los años que lleva viniendo. "Ayer me puse de tacos hasta las orejas", reconoció.

El cantante dijo encontrarse en un momento muy positivo, lo que se ha reflejado en un álbum más "luminoso" que el anterior, quizás más introspectivo y melancólico.

"No reniego de la oscuridad, que también te enseña cosas y sobre todo te deja dormir (...), no todo es levantarte en la mañana y todo positivo, felicidad supina, no creo en eso", apuntó, con el consejo de que es necesario mantener un equilibrio entre ambas cosas.

Uno de los temas que destacó fue el que comparte con la diva estadounidense Alicia Keys, que da título al álbum.

Sanz se mostró muy partidario del intercambio musical entre artistas: "Descubrimos que era muy interesante compartir canciones con compañeros, es muy divertido, muy enriquecedor, aparte de que luego pueda ser o no rentable".

Afirmó que ya no existe entre los artistas un sentimiento de competencia, de tirantez, como ha sucedido en otros momentos. "Hay muchas ganas de compartir, la conflictividad es más entre las compañías que entre los artistas", expresó.

Matizó que las colaboraciones deben surgir por la afinidad o la curiosidad de los artistas, y desaconsejó grabarlas solo porque "le convengan al manager" de uno u otro cantante.

Nominado para los premios Billboard, no mostró ansiedad por hacerse con el galardón, pero tampoco lo desdeñó: "Los premios no escriben canciones ni llenan conciertos, pero sí te ayudan a estar atento y a hacerlo un poco mejor".

Habló también sobre la colaboración que realiza con Shakira y otros artistas en favor de Haití e instó a no olvidar al país caribeño. "El peor de los terremotos es el que va a venir ahora, el del olvido", dijo.

"El mundo está lleno de Haitís, esa es la pura desgracia y la pura verdad", dijo. "Cada uno ayuda como sabe y como puede, y si alguno lo hace para darse promoción, no importa, que lo haga para lo que quiera pero que lo haga", siguió.

El cantante se negó a comentar preguntas sobre su vida privada y afirmó que no presta atención a los chismes que se publican sobre él.

"No veo esos programas, no leo esas revistas (...), si quieren salir y decir que soy homosexual que digan lo que les dé la gana, lo que no van a conseguir es que yo diga algo", reiteró.

"Hoy sale un periódico diciendo eso y mañana esa misma página está envolviendo pescado", concluyó.