Público
Público

Alemania acentúa una UE a varias velocidades

Bruselas eleva su previsión para España, aunque sigue en negativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alemania confirmó ayer que su economía se ha desmarcado definitivamente del pelotón de la eurozona en su carrera por salir de la crisis económica. Las previsiones publicadas ayer por la Comisión Europea pronostican un crecimiento para este año de un 3,4% del Producto Interior Bruto (PIB) alemán, muy por delante del 1,7% de media de la eurozona y especialmente de la contracción prevista para España del 0,3%.

El comisario de Economía, Olli Rehn, confesó estar 'preocupado' por las 'múltiples velocidades' de la recuperación, debidas a las 'diferencias en la estructura de producción, la escala del ajuste necesario y el proceso de reequilibrio en marcha en la Unión y la eurozona'.

En otras palabras: la economía alemana, que era altamente competitiva antes de la recesión, está volviendo a vibrar, mientras que otros países afrontan retos sobrevenidos, como las crisis de deuda o la absorción de burbujas inmobiliarias.

Para el Ejecutivo comunitario, la recuperación europea a doble velocidad tiene riesgos, pero el crecimiento de Alemania, que obligó a Bruselas a recalcular sus pronósticos, tendrá, según Rehn, un 'efecto de propagación y contagio' sobre las demás. Su análisis es compartido con mucha cautela por países con un crecimiento más lento, que temen que la reactivación del consumo alemán que podría acompañar al crecimiento de sus exportaciones acabe produciendo una subida de tipos de interés por parte del BCE, muy sensible a las demandas de Berlín a la hora de contener la inflación.

De los siete países analizados, sólo España registrará un crecimiento negativo en 2010. Las previsiones de Bruselas incluyen una contracción del 0,1% en el tercer trimestre, frente a la estimación de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, que viene insistiendo en que no habrá trimestres negativos. Bruselas atribuye la recaída al incremento del IVA y al fin de las ayudas a la compra de automóviles. Sin embargo, los pronósticos mejoran en una décima los datos del PIB para todo 2010, hasta el -0,3% (la misma previsión que el Gobierno), una revisión al alza que también se produjo en anteriores previsiones.

En su conjunto, los países de la moneda única crecerán un 1,7% en 2010, enterrando definitivamente la recesión. El dato, celebrado por Bruselas, es mucho mejor que lo previsto hace tan sólo cuatro meses, cuando Rehn predijo un crecimiento del 0,9%. Tras Alemania, lideran la salida de la crisis Polonia, Países Bajos, Reino Unido y Francia. Rehnreconoció que lo previsto en mayo se vio superado por unas cifras mucho más positivas, pero alertó de que el segundo semestre del año no dará tantas sorpresas por una ralentización del crecimiento que se debe a la caída de la demanda exterior y a los efectos de las políticas de austeridad.

Ese análisis es compartido por la OCDE, que ayer publicó un avance de sus previsiones que alerta de una 'moderación en el ritmo de expansión' que afectará especialmente a China, India, Canadá, Francia, Italia o Reino Unido.