Público
Público

Alemania acuerda ampliar la prohibición de ventas al descubierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno alemán ha acordado ampliar la prohibición a la especulación al ampliar las restricciones en las ventas en corto al descubierto.

El proyecto, que debe ser aprobado por las dos cámaras del parlamento, se suma a la normativa aprobada el mes pasado como intento del gobierno de la canciller Angela Merkel de limitar la especulación financiera, acusada de intensificar la crisis de la deuda en la zona euro.

Las ventas en corto al descubierto, que en un principio se prohibieron en acciones de los grandes bancos, deuda pública en euros y swaps de impago de créditos (CDS), son ventas sin poseer ni tomar prestados los activos con el fin de comprarlos a un precio más bajo.

Otras condiciones incluidas en el proyecto fueron diluidas en el último momento. Otros planes que incluían la prohibición a los derivados de euros se abandonaron, según una copia del proyecto al que tuvo acceso Reuters.

En su lugar, el Ministerio de Finanzas estará autorizado a prohibir los derivados de euros por decreto si sirve para "evitar o alejar serios perjuicios para la estabilidad de los mercados financieros o para la confianza en su capacidad operativa".

Unas versiones anteriores del proyecto, que incluían una prohibición total encontraron dura resistencia. Los críticos advirtieron que podrían tener efectos dañinos y que serían difíciles de implementar.

La decisión unilateral de Berlín el mes pasado de imponer una prohibición parcial e inmediata a las ventas al descubierto sorprendió a los mercados financieros y causó el desagrado de algunos socios.

En estos momentos no existe consenso entre los reguladores de la Unión Europea sobre la introducción de restricciones del estilo alemán.

El proyecto alemán, que se someterá al parlamento, discriminará entre hedging y la especulación con CDS ligados a los bonos soberanos, prohibiendo su compra por puro interés especulativo pero permitiendo la operación cuando se poseen los activos subyacentes.

Aunque varios reguladores nacionales, incluyendo Francia, han indicado que no seguirán el ejemplo alemán, el jefe de su regulador financiero ha instado a la Comisión Europea a ofrecer sus propias propuestas para evitar que los países miembros emprendan caminos divergentes.