Público
Público

Alemania albergará el centro de mando del escudo antimisiles de la OTAN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El centro de mando operativo del escudo antimisiles que prepara la OTAN estará en la base alemana de Ramstein (oeste del país), según han confirmado hoy fuentes diplomáticas.

Aunque las discusiones sobre los detalles operativos del sistema están aún en una fase muy temprana, varias fuentes han dado por hecho que el centro se instalará en Ramstein, donde la Alianza Atlántica tiene ya su mando de operaciones aéreas.

La OTAN pretende declarar la "capacidad operativa inicial" del escudo antimisiles en la cumbre que celebrarán en Chicago (EE. UU.) los jefes de Estado y de Gobierno de la organización el próximo mes de mayo.

A partir de ese momento, el sistema estaría en disposición de funcionar de forma limitada, valiéndose de las capacidades ya existentes, en su mayoría ofrecidas por Estados Unidos.

El objetivo de la OTAN es ir sumando elementos al escudo, hasta completarlo en 2018.

España aportará la base naval de Rota (Cádiz), que servirá de plataforma a cuatro navíos de guerra estadounidenses equipados con el sistema Aegis de protección antiaérea.

Según explicaron ayer fuentes diplomáticas, España y EE. UU. deben aún cerrar los detalles del acuerdo, anunciado el pasado mes de octubre por el entonces presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el jefe del Pentágono, Leon Panetta.

Además, EE.UU. ha sellado ya convenios con Rumanía y Polonia, que albergarán misiles interceptores, mientras que Turquía, instalará en su territorio un radar avanzado.

Francia y Holanda también han ofrecido aportaciones al sistema, diseñado para proteger Europa de misiles balísticos, proyectiles que pueden llevar cabezas convencionales, nucleares, químicas o biológicas.

El proyecto ha provocado desde un principio choques con Rusia, que lo ve como una amenaza y ofreció crear un sistema antimisiles conjunto.

La Alianza rechazó esa propuesta y defiende dos mecanismos en paralelo y que cooperen e intercambien información, para lo que espera cerrar un acuerdo con Rusia en la primavera, que pudiese ser rubricado con motivo de la cumbre de Chicago.

Sin embargo, por ahora apenas se han conseguido avances, según admiten fuentes aliadas.