Público
Público

Alemania aprueba una ley para captar talentos

Los títulos extranjeros se convalidarán en tres meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras el debate iniciado hace meses por la escasez de mano de obra cualificada en Alemania, el Gobierno federal dio este miércoles un paso definitivo al aprobar un borrador de ley por el cual se facilitará a los extranjeros el proceso de convalidación de sus títulos académicos. Así, cualquier inmigrante (también de fuera de la UE) tiene el derecho de que su título sea homologado en un periodo máximo de tres meses. En caso de que su credencial no coincida exactamente con ninguno alemán (bastante más exigentes que la media europea), recibirá como mínimo un certificado que atestigüe sus conocimientos.

'La ley es un signo, con retraso, de que respetamos las calificaciones de otros. Llevará a reducir la altanería'. Así definía la iniciativa la ministra de Educación, la cristianodemócrata Annette Schavan, quien afirma que hasta 300.000 extranjeros que viven en Alemania podrán homologar sus estudios. La medida beneficiará sobre todo a 350 profesiones de los sectores de artesanía, industria, comercio y administración, cuyo acceso, hasta hoy, era especialmente complicado por estar sujetos a la exigente ley de formación profesional y actividades artesanales. A partir de octubre, tanto antiguos como nuevos inmigrantes podrán llamar a un número de teléfono donde se les indicará la institución correspondiente según su título.

Cerca de 300.000 inmigrantes podrán homologar sus estudios

La nacionalidad ya no se tendrá en cuenta para la homologación de los estudios, aunque conocer el idioma resulta indispensable para muchos trabajos. Sin ser una obligación legal, el Gobierno fomenta ayudas económicas para su aprendizaje a través de los llamados 'cursos de integración'. La ley, que coloca a Alemania como pionera en la UE, servirá de complemento al instrumento de monitorización de empleo que quiere lanzar en unos meses la titular de Trabajo y Asuntos Sociales, Ursula von der Leyen, quien afirmó que se observa 'déficit en determinadas regiones para trabajos y sectores concretos'.

Con esta política, Merkel lanza un mensaje para captar 'cerebros'. Según los principales institutos económicos, faltan unos 500.000 profesionales en las áreas de sanidad, docencia, hostelería e ingeniería para mantener el crecimiento de la locomotora. Un estudio realizado por el Instituto federal de Investigaciones Demográficas (BIB) subraya que la causa es que Alemania ha perdido esa imagen de lugar de residencia atractivo que tenía en los 60 y 70. Aún más, en las últimas dos décadas se ha convertido en país de emigrantes: se marcharon entre 2005 y 2009 hasta 230.000 personas más de las que entraron. 'Por ello, el Gobierno prevé un escenario en el futuro, dentro de 30 o 40 años, en que faltará mucha mano de obra', insiste Christian Westhoff, portavoz del ministerio de Trabajo.

Sin embargo, la oposición ya criticó el proyecto, al señalar que continúa habiendo caos en los servicios de atención y entre los Estados.