Público
Público

Alemania ataca los planes de estímulo antes de la cumbre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Ingrid Melander y David Brunnstrom

Alemania dijo el jueves que respalda plenamente el plan de estímulo de la UE destinado a sacarla de la recesión, pero insistió en que no seguirá a otros en "tirar miles de millones" para aliviar la crisis.

El Consejo Europeo que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno en Bruselas, además de abordar los problemas económicos, también está destinado a colocar a la UE a la cabeza de la lucha contra el cambio climático.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, instó a sus homólogos a dejar a un lado las diferencias y a acordar acciones para recortar las emisiones del bloque un quinto para 2020, desde los niveles de 1990.

la mayor economía de Europa - se ha resistido a las peticiones de contribuir más de lo previsto.

"Apoyamos el punto de vista de la Comisión de que hemos de proporcionar un 1,5 por ciento del PIB para el paquete de estímulo para reforzar la economía", dijo Merkel a los periodistas a su llegada al Consejo.

"Alemania es consciente de su responsabilidad como la principal economía de Europa y Alemania también contemplará lo que podemos hacer", dijo, repitiendo las sugerencias previas de que podría superar el paquete inicial nacional de 32.000 millones de euros.

Pero Berlín sigue enfrentado a otros países como Reino Unido sobre cómo rescatar la economía europea, que parece dirigirse claramente hacia la recesión tras la peor restricción de crédito en 80 años, y ha insistido en que no les va a seguir con fuertes reducciones del IVA que podrían perjudicar su presupuesto.

IRLANDA Y EL CLIMA

En la cumbre los Veintisiete también esperan acordar cómo alcanzar los objetivos de reducir las emisiones de dióxido de carbono en 20 por ciento en 2020 y obtener el 20 por ciento de la energía de la UE de fuentes renovables como la eólica y la solar en esa fecha, antes de la reunión mundial del año pasado en la que se espera firmar un sucesor al Protocolo de Kioto para a partir de 2012.

"Europa no tiene otra opción que alcanzar un acuerdo", dijo Sarkozy, que lo quiere para poder coronar sus seis meses de presidencia europea.

Una propuesta francesa pretende reducir el golpe a los mayores contaminadores protegiendo a cementeras, acereras, químicas, papeleras y otras industrias del coste de comprar permisos para emitir dióxido de carbono el plan de comercio de derechos de emisiones.

La otra gran cuestión pendiente es la solución al problema irlandés, tras el rechazo en referéndum de los votantes irlandeses al Tratado de Lisboa de reforma de la UE, y responsables comunitarios se han mostrado optimistas acerca de la posibilidad de convencer a Irlanda para que haya otra consulta el año que viene.

En el reconocimiento más explícito realizado hasta ahora por Dublín de que podría celebrar un nuevo referéndum, el ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Micheal Martin, dijo que se podría hacer una votación si reciben las garantías de un comisario europeo y de que no se va a tocar su neutralidad militar.