Público
Público

Alemania entra en la guerra de las divisas contra el yuan

Las tensiones de las monedas protagonizan la reunión anual del FMI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si algún país está sufriendo la revalorización del euro de los últimos meses, ese es Alemania. Sus exportaciones están cayendo, lo que podría, según sus autoridades, frenar su recuperación. Algo que no están dispuestas a que ocurra. Por ello, el Gobierno alemán se sumó ayer a la batalla de declaraciones por la situación internacional de las divisas. 'El yuan chino y el dólar estadounidense están artificialmente devaluados, lo que está empujando al alza el euro y afectando negativamente a la economía alemana, eminentemente exportadora' aseguró el portavoz del Ejecutivo federal Steffen Seibert. 'Esas monedas debería tener un valor real', insistió.

El euro se encuentra en la actualidad en sus valores máximos en ocho meses y se cambia a unos 1,40 dólares. 'Está claro que en estos momentos las monedas no están reflejando la realidad de sus economías', asegura Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis. A su juicio, la moneda única debería retroceder hasta un rango entre los 1,25 y los 1,30 dólares.

Por su parte, el dólar ha marcado mínimos de 15 años en su cambió con el yen japonés, lo que ha obligado al Gobierno nipón a intervenir en el mercado de divisas para frenar la revalorización de su moneda.

El futuro de las políticas monetarias va a centrar este fin de semana la cumbre anual del FMI en Washington. A lo largo de la jornada de ayer, muchos de sus protagonista ya definieron su posiciones de partida.

El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, cuestionó que el dólar esté en línea con los fundamentos de la economía estadounidense, y reiteró que la divisa china, el yuan, estaba infravalorada aunque las autoridades de Pekín no estén de acuerdo con esa visión. En cambio, el grupo de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) se presenta unido para oponerse con 'fuerza' a cualquier iniciativa que suponga debilitar o eliminar los mecanismos de fluctuación de las divisas. Desde China, su primer ministro, Wen Jiabao, advirtió el jueves que una apreciación del yuan puede provocar tensiones sociales en su país muy perjudiciales para todo el mundo.

Hasta el multimillonario George Soros ha querido dejar su impronta en la batalla. En un artículo publicado en el Financial Times arremetió contra China. 'Es el principal agente manipulador del mercado de divisas y debe aceptar sus responsabilidades', dijo.

En la apertura de la reunión del FMI, su director gerente, Domique Strauss-Kahn, volvió a insistir en la debilidad de la economía mundial y los peligros de la frágil recuperación, sobre todo en el empleo. La insuficiente creación de puestos de trabajo amenaza a todo el planeta con el riesgo de enfrentarse a una 'generación perdida', dijo.