Público
Público

Alemania gira a la derecha: Merkel gobernará con los liberales

Las urnas conceden a Angela Merkel la coalición con los liberales a la que aspiraba. Los alemanes castigan a los socialdemócratas de Steienmeir con el peor resultado de su historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Angela Merkel gobernará Alemania durante los próximos cuatro años con su socio preferido, el Partido Libre Democrático (FDP). La canciller democristiana alcanzó en las elecciones federales de este domingo el objetivo que se había marcado en 2005 y abandonará la gran coalición con el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), que con un 23,1% cosechó su peor resultado en la Alemania de la posguerra.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller y sus hermanos bávaros de la Unión Social Cristiana (CSU) alcanzaron juntos el 33,7% de los votos. Junto con el FDP, que con un 14,5% celebró el mejor resultado de su historia, Merkel encabezará el primer Gobierno netamente de derechas desde 1998.

También Los Verdes celebraron su mejor resultado, un 10,5% que sin embargo no les sirve para regresar al Gobierno. La Izquierda de Oskar Lafontaine y Lothar Bisky, único partido con el que ningún otro quiere aliarse, consiguió un honroso 12%.

A las seis de la tarde, cuando la televisión difundió las primeras encuestas a pie de urna, el aire se podía cortar con un cuchillo en la Casa Willy Brandt, el cuartel general del SPD en Berlín. El 22,5% que daba a esa hora el canal ARD provocó que unos se frotaran los ojos y otros apartaran la vista de las pantallas. El candidato Frank-Walter Steinmeier tardó poco en subir a la tarima y reconocer la 'amarga derrota'. Judith Döker, actriz de cine y televisión, no se explicaba el batacazo del SPD, al que apoyó junto con otros artistas. Döker no tiene claro si el partido necesita ahora una nueva cúpula, pero cree que el SPD tendrá que cambiar su relación con La Izquierda. 'Creo que poco a poco deberíamos pensar en tomar a La Izquierda un poco más en serio. Tiene demasiados votos como para que continuemos tachándola de partido de protesta', comentó la actriz.

La otra cara del funeral electoral del SPD fue Guido Westerwelle, el líder liberal que vio cumplido su sueño desde 2001, cuando asumió la presidencia del Partido Libre Democrático (FDP).

'Hemos conseguido el mejor resultado de nuestra historia', proclamó ante miles de seguidores exultantes en la central del partido. Curado del trauma que supuso continuar en la oposición en 2005 por culpa de la debilidad de la CDU, Westerwelle toca ahora con los dedos el puesto de vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores.

El SPD, única fuerza que puede liderar un Gobierno de izquierdas en Alemania, pasará a la oposición después de once años en el poder. El partido tendrá que regenerarse y poner orden en sus filas, divididas entre conservadores, pragmáticos e izquierdistas. Con el trasfondo del auge de La Izquierda, la derrota del SPD es una oportunidad de oro para el ala izquierda del partido de Steinmeier, representada por la diputada Andrea Nahles y el popular alcalde de Berlín, Klaus Wowereit. Pero poner orden entre las distintas tendencias no será fácil. Sectores importantes del SPD consideran que una toma de poder de Nahles y Wowereit en el partido supondría su golpe de gracia.