Público
Público

Alemania incrementa las presiones para que Copenhague sea un éxito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro alemán de Medio Ambiente, Norbert Röttgen, anunció hoy que Alemania incrementará sus presiones a los países que frenan un acuerdo decisivo en la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas para conseguir que la reunión de Copenhague sea un éxito.

"En Copenhague deben caer los dados. No habrá otra oportunidad", afirmó Röttgen en rueda de prensa en Berlín, en la que recordó que Alemania defiende un acuerdo vinculante para la reducción de las emisiones de CO2 a partir de 2012.

En el caso de que en Copenhague se llegue a un acuerdo, el titular alemán de Medio Ambiente se mostró convencido de que el tratado al respecto podría estar redactado en un plazo de solo seis meses.

"El fracaso de Copenhague sería el fracaso de un centenar de jefes de Estado y Gobierno", advirtió el político cristianodemócrata alemán.

Sin embargo y pese a las señales positivas de naciones importantes como Estados Unidos, Brasil o China, Röttgen reconoció que el éxito no está garantizado y que las negociaciones se alargarán hasta el último minuto de la conferencia.

En ese sentido comentó que los dos temas espinosos de las negociaciones son la financiación de las medidas que se adopten y el alcance de la vinculación del tratado y su obligación de cumplirlo.

Tras calificar de buena señal el acuerdo alcanzado en Bruselas para las ayudas financieras a los países en desarrollo con el fin de combatir el calentamiento de la atmósfera, Röttgen dijo que Alemania aportará el 20 por ciento de esos fondos.

Asimismo subrayó que Alemania se ha planteado metas nacionales muy ambiciosas como la reducción hasta 2020 de un 40 por ciento de las emisiones de CO2 en base a las cifras de 1990, lo que obligará a potenciar el ahorro energético y la eficiencia de su producción.

"Hasta 2020 se pueden ahorrar 50.000 millones de euros de gasto energético" si se llevan a cabo las medidas adecuadas en Alemania, afirmó el ministro, quien comentó que el mercado mundial de las tecnologías ecológicas duplicará su volumen en los próximos diez años.