Público
Público

Alemania no quiere una ayuda general al sector automovilístico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cualquier ayuda que el Gobierno alemán proporcione a la industria del automóvil se determinará caso a caso, dijo el lunes el ministro de Finanzas, añadiendo que las conversaciones con Opel no debería llevar a otros a subirse al mismo carro.

La canciller Angela Merkel se reunirá el lunes con representantes de Opel y de General Motors a las15:30 GMT, dijo un portavoz del Gobierno.

Opel ha pedido al Gobierno federal y a los estados alemanes que ayuden a la compañía en este difícil momento financiero que se ha visto agravado por problemas en su matriz GM.

"El Gobierno tendrá que encargarse de posibles problemas en Opel si unos 25.000 empleos se van a ver afectados, así como proveedores", dijo a la radio Deutschlandfunk el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, pero añadió que la cuestión también plantea problemas de competencia y legales.

"No quiero invitar a todo tipo de aprovechados que vengan al Gobierno alemán y digan: 'Si estás ayudando a Opel, te contaré mi historia de forma que no puedas negarte a ayudarme a mí también", declaró. "Dependerá de casos individuales".

el rival socialdemócrata de la canciller en las elecciones generales del próximo año -, se reunirá con representantes de trabajadores del sector por la tarde.

El martes, responsables del ministerio de Finanzas, de Economía y estados alemanes se reunirán para discutir los mayores problemas del sector automovilístico, donde la demanda se ha visto gravemente afectada por la crisis financiera.

Los problemas en el sector son una gran preocupación en Alemania, la mayor economía europea, donde casi uno de cada cinco trabajadores está empleado, directa o indirectamente, en el sector.

El viernes, Opel se convirtió en el primer fabricante de coches europeo en acudir al Gobierno en busca de ayuda, pidiendo garantías para financiar sus instalaciones de desarrollo y ensamblaje si GM deja de proporcionar efectivo. La compañía emplea a unas 25.000 personas en sus plantas alemanas en Rüsselsheim, Bochum, Kaiserslautern y Eisenach.

Otros fabricantes alemanes también están sufriendo. Daimler dijo el mes pasado que cerraría dos grandes plantas en el país durante un mes por una drástica caída en la demanda.

El fabricante de piezas Robert Bosch GmbH dijo este mes que acortaría la semana laboral para 3.500 trabajadores en una fábrica durante seis meses.