Público
Público

Alemania se resiste a que el BCE controle sus cajas

La resistencia de Merkel y la petición de veto británico bloquean la discusion en la UE sobre el nuevo regulador bancario europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alemania ha decidido apostar por sus intereses y dejar de un lado la política Europea. El ministro de Economía alemán, Wolfgang Schäuble, ha dejado claro que no está dispuesto a que las pequeñas cajas alemanas puedan estar controladas por un supervisor bancario único, ya que el país germano perdería poder y control en ellas. De esta forma se ha impuesto en el ECOFIN y se niega a que este nuevo órgano europeo controle pequeñas entidades.

Las diferencias de Reino Unido se han sumado a las alemanas y han impedido llegar a un acuerdo sobre el supervisor único, un órgano que pretende controlar las 6.000 entidades financieras europeas. Por su parte, el ministro de Economía inglés, Greg Clark, ha defendido a las potencias que están fuera de la zona euro y que, por tanto, no participan en la supervisión bancaria. Por ello, ha solicitado una modificación en las reglas de voto de la Autoridad Bancaria Europea para que estos países no se encuentren en una posición desventajada con respecto a aquellos que forman parte.

La propuesta del responsable de Economía inglés por voto por doble mayoría ha sido rechazada por el ministro alemán, que considera que esta opción dará más poder a algunos países. Este sistema de votación consistiría en obtener mayoría tanto en la parte que forma parte de la eurozona como en la que no. Sobre la doble mayoría, el ministro español, Luis de Guindos, considera que se pueden encontrar 'soluciones inteligentes' sobre la gobernanza del supervisor único, ya que se podrían producir 'situaciones de desequilibrio'.

Por su parte, España, Portugal, Italia y Francia mantienen que lo primordial es que se llegue a un acuerdo global y que se dé un compromiso urgente. De Guindos ha asegurado que existe una 'voluntad política de ajustarse a las fechas' y que en la próxima semana serán capaces de 'respetar lo que se concretó en el consejo de junio que establecía unas limitaciones temporales'.

Sobre la propuesta del ministro francés de acercar a la zona euro el centro financiero, De Guindos ha valorado la importancia de la City de Londres pero ha dejado entender que está de acuerdo en atraer el centro financiero al continente, sobre todo 'cuando estás creando una zona monetaria cada vez más completa'. 

Para conseguir un acuerdo final, los Veintisiete se volverán a reunir el próximo día 12 para celebrar de nuevo un ECOFIN en el que discutirán de nuevo sobre el órgano del supervisor bancario. Esa misma semana, se reunirán el día 13 en Eurogrupo, el mismo día en que empieza la cumbre europea de diciembre.

Todavía quedan tres frentes abiertos sobre la unión bancaria, el primero de ellos es quiénes forman parte de esta supervisión bancaria única. Según De Guindos es tun tema 'especialmente importante y sensible para la unión monetaria' y apuesta por favorecer la entrada a todos aquellos países que no formen parte del euro pero que quieran entrar en este órgano de supervisión. 'Se deben eliminar las dificultades para que tengan cabiada y no se produzcan incongruencias en un tema tan importante como la supervisión bancaria',ha declarado.

De Guindos cree que la supervision bancaría se dará de forma 'gradual', empezando por los bancos más grandes Por otra parte, está pendiente debatir sobre cuál es el tamaño de los bancos que van a ser supervisados. España mantiene que hay bancos grandes que no 'han dado problemas', mientras que Alemania se resiste a que controlen sus entidades más pequeñas. El ministro español cree que la supervision bancaría se dará de forma 'gradual', empezando de los bancos con activos más grandes, de 60.000 millones de euros de activos de tamaño de balance, hasta los más pequeños, de 2.000 millones.

La última cuestión abierta es lo referente a la gobernanza del supervisor, el consejo de supervisión y el derecho de voto del mismo.
El ministro cree que lo 'fundamental para España' no es tanto 'el tema de la recapitalización directa', ya que considera el rescate bancario como la 'alternativa', si no 'la construcción del entramado institucional de la zona euro'.

España ha presentado una propuesta a la Comisión en la que piden que las cajas de ahorros se transformen en fundaciones bancarias, de modo que desaparecería el límite para tener la obligación de tener participación bancaria. 'La caja de ahorro es una entidad de crédito que ha trasladado todo su negocio a un banco. No puede mantenerse como holding dentro de otra entidad', ha señalado De Guindos.

'El principio básico es que no tiene sentido que una caja de ahorros sea lo que controle el banco, porque la actividad bancaria tiene que estar centralizada, lo que es el planteamiento de la norma lo que busca es que estas cajas se conviertan en fundaciones de carácter bancario', ha concretado el responsable español de Economía.

De Guindos ha recordado que quedan 'muy pocas cajas de ahorros puras en España' y dice que el Ministerio está trabajando en un establecimientos de normas sobre las nuevas cajas que se creen. 

'Los datos son malos', ha dicho el ministro español durante un receso de la reunión del ECOFIN sobre las últimas cifras de paro publicadas hoy. 'Más allá de la cuestión específica sobre convenios especiales de los cuidadores de dependencia', ha matizado el ministro, las cifras son 'malas'.

De Guindos ha asegurado que este cuarto trimestre es 'el más difícil desde la recaída económica que se inició el tercer trimestre del años pasado'. El ministro español ha recordado que desde ese momento España se encuentra en 'crecimiento negativo' y espera que 'a partir del tercer trimestre del año que vienen empiecen a verse cifras positivas'.

(Seguirá ampliación)