Público
Público

Alemania se salta sus recetas y baja los impuestos

Aprueba una reducción de 6.000 millones en dos años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Estados Unidos y la zona del euro tenían hasta hace pocos días dos posturas claramente enfrentadas sobre cómo debía lucharse contra la crisis. Al otro lado del Atlántico, Barack Obama abogaba por el impulso económico, mientras que en el Viejo Continente (con Alemania y Angela Merkel al frente) se exigían recortes y más recortes para reducir el déficit. En el comunicado del G-20 ya se abogaba con algo más de claridad por los impulsos económicos, dado que la recesión está a la vuelta de la esquina, aunque sin dejar de lado la lucha contra los desequilibrios fiscales.

Alemania se cambió de bando ayer, aunque sea momentáneamente y por cuestiones electorales, y anunció una rebaja fiscal de 6.000 millones de euros para las rentas medias y bajas en 2013 y 2014, con el objetivo, según Merkel, de aumentar la equidad fiscal. Pero eso no supone que haya cambiado sus teorías económicas y mucho menos que vaya a permitir que el resto de países hagan lo mismo. Al resto le seguirá exigiendo más ajustes y prueba de ello es que hasta la omnipotente Fracia los aprobará hoy (ver información adjunta).

La medida afectará sobre todo a las rentas medias y bajas

Este descenso fiscal, que la canciller había prometido en su programa de Gobierno cuando la crisis sólo era incipiente, se acordó ayer tras ocho horas de intenso debate entre los integrantes de la coalición de Gobierno. Los cristianodemócratas (CDU) de Merkel, los socialcristianos bávaros (CSU) y el Partido Liberal (FDP) consensuaron una rebaja de 2.000 millones de euros para 2013 y de otros 4.000 millones para 2014. Además, prevén aumentar las desgravacionesfiscales para favorecer a los que tienen menos ingresos, medida que costará al Gobierno federal y a los estados federados 2.000 millones de euros.

Para contribuir a reducir la llamada 'progresión fría', según la cual un aumento salarial para compensar la inflación se traduce en una merma del poder adquisitivo al pasar el contribuyente a un tipo impositivo superior, el Gobierno federal tiene previsto aportar 2.200 millones de euros. Los socialcristianos lograron imponer que se subvencione a los padres que asumen el cuidado de sus hijos en el hogar y prescinden de la guardería, de forma que a partir de 2013 recibirán cien euros mensuales para niños mayores de dos años, y a partir de 2014, 150 euros para los que tienen dos o tres años. Para compensar, se acordó aumentar en un 0,1% en 2013 las cotizaciones al seguro de dependencia, lo que permitirá ingresar unos 1.100 millones de euros adicionales.

Por otra parte, el ministro de Transporte, el socialcristiano Peter Ramsauer, podrá disponer ya a partir del año que viene de mil millones de euros más para infraestructuras, lo que también ayudará a impulsar el crecimiento del país.

Mientras, el salario bruto anual mínimo para empleados extranjeros cualificados de países no comunitarios será rebajado de 66.000 a 48.000 euros, con el fin de favorecer la llegada de nuevos expertos para suplir la falta de persona cualificado en Alemania.