Público
Público

Alex, la primera tormenta tropical del Atlántico que se forma en el Caribe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera tormenta tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico, denominada Alex, se formó hoy en el oeste del Caribe y se dirige hacia Belice y la península mexicana de Yucatán, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Alex, con vientos sostenidos de hasta 65 kilómetros por hora, se desplaza a una velocidad de 13 kilómetros por hora en dirección oeste-noroeste y podría complicar las tareas para contener el vertido de petróleo que afecta al golfo de México.

Según el último boletín del CNH divulgado en su página web, el centro de la tormenta estaba localizado a las 09.00 GMT de hoy, a unos 355 kilómetros al este de la ciudad de Belice y a unos 400 de Chetumal (México).

El aviso de tormenta tropical anunciado por el CNH afecta principalmente a Belice y la península del Yucatán, desde Chetumal hasta Cancún, pero también incluye las islas de Roatán, Guanaja y Utila, en Honduras.

Con menor intensidad y más tarde, Alex también podría afectar a la costa hondureña, desde Limón hasta la frontera con Guatemala, según el CNH.

El Gobierno de México ya emitió anoche un aviso de tormenta tropical, por el que esperaban las condiciones meteorológicas propias de una tormenta en 36 horas.

También la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras decretó este viernes la alerta verde (preventiva) ante la formación de una depresión tropical en el Caribe, informó anoche a Efe el titular del organismo, Lisando Rosales.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU (NOAA) pronosticó para la temporada de huracanes en el Atlántico que comenzó el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, la formación de 14 a 23 tormentas y entre 8 y 14 huracanes que descargarían su furia en EE.UU., el Caribe, Centroamérica y el Golfo de México.

Se espera que la temporada sea "extremadamente activa" porque se estima que, de esos huracanes, entre 3 y 7 serán de gran intensidad, con vientos superiores a 177 kilómetros por hora.