Público
Público

Alfredo Sáenz dimite como consejero delegado del Banco Santander

Renuncia como consejero delegado del mayor banco español después de que el Supremo anulara parcialmente su indulto. El Banco de España estaba revisando si cumplía los requisitos de honorabilidad. Su sustituto será Ja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Santander y el Banco de España despejaron el lunes una de las mayores incógnitas que nublaban el horizonte bancario español al anunciar por sorpresa la dimisión de Alfredo Sáenz, hasta ahora vicepresidente y consejero delegado del Grupo Santander.

El mayor banco de la eurozona anunció la dimisión de Sáenz de todos sus cargos eximiendo así al Banco de España de la difícil tarea de decretar si el ejecutivo podía o no seguir ejerciendo su trabajo de banquero después de que un tribunal ratificase que cuenta con antecedentes penales.

Sáenz, cuyo indulto anuló recientemente el Tribunal Supremo hace unas semanas, comunicó este lunes su 'renuncia voluntaria'. Al menos esa es la idea que se quiere  transmitir, pero una fuente del Banco de España reconoció este lunes que se han producido diversos encuentros entre el banco central y el Santander. 'La renuncia voluntaria de Sáenz cierra este capítulo de manera no traumática', explicó la misma fuente.

Sáenz será sustituido por Javier Marín Romano después de que así lo decidiera el máximo órgano de gobierno de la entidad.

La renuncia de Sáenz se produce antes de que el Banco de España dictaminará si el directivo, condenado por el Tribunal Supremo en marzo de 2011 por un delito de acusación falsa contra unos deudores de Banesto, entidad que presidió tras ser intervenida en 1993, pero indultado por el Gobierno socialista, podía continuar en el cargo. Esta cuestión estaba analizándose a la luz de la nueva normativa sobre honorabilidad de los directivos bancarios. Todo parece indicar que el ya exdirectivo del Santander ha preferido evitar el mal trago de que el Banco de España forzar su marcha. 

En ese sentido, una fuente del Banco de España reconoció que la marcha de Sáenz evita muchos problemas:  'Es una decisión positiva para la estabilidad del sistema y del Santander'.

Sáenz fue indultado por el anterior Gobierno socialista de una condena por un delito parcial de acusación falsa contra unos deudores de Banesto —entidad de la que era máximo ejecutivo—. No obstante, un fallo del Tribunal Supremo sentenció que el perdón no borraba el delito, por lo que trasladaba al Banco de España la competencia para decidir si Sáenz podía seguir ejerciendo de banquero.

Sin embargo, el Gobierno del PP modificó hace unas semanas la normativa para incluir la posibilidad de que los antecedentes penales no impidiesen el ejercicio de la actividad bancaria. El Banco de España anunció entonces que cerraba el procedimiento anterior y abría uno nuevo retrasando sine die la decisión.

Sáenz podría embolsarse unos 100 millones de euros tras su marcha

Alfredo Sáenz se irá con la cartera cubierta: a finales del año pasado tenía reconocidos unos compromisos por pensiones a lo largo de sus años en la entidad por 88,1 millones de euros y un seguro acumulado de 11,1 millones de euros, según Reuters.

En la hora de la despedida, el Banco Santander se ha deshecho en elogios hacia el que ha sido su número dos en los últimos años. A través de una nota de prensa, el consejo de administración expresó su 'reconocimiento y agradecimiento a la extraordinaria labor realizada por Alfredo Sáenz desde su incorporación al grupo y, especialmente, como consejero delegado de Banco Santander', sin olvidar mencionar los 'logros' durante su etapa: la entidad recordó que en los años de Sáenz el Grupo ha casi cuadruplicado su tamaño, pasando de unos activos de 358.138 millones de euros en 2001 a 1,25 billones de euros en 2012, y de unos fondos gestionados de 453.384 millones de euros (2001) a 1,39 billones de euros (2012), consolidándose, además, como primer banco de la zona euro por capitalización bursátil.

Alfredo Sáenz se incorporó al Grupo Santander en 1994 con ocasión de la adquisición de Banesto, desempeñando el cargo de presidente de dicha entidad hasta 2002, en que fue nombrado vicepresidente y consejero delegado de Banco Santander.

En cuanto al currículum del actual número dos del banco, Marín, nacido en 1966, es licenciado en Derecho y diplomado en Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas. Se incorporó a la Asesoría Jurídica Internacional del Santander en 1991, donde permaneció hasta 1995, año en el que entró en la Secretaría Técnica del presidente. En 1999 fue nombrado director general de Banco Santander de Negocios y en 2001 consejero delegado de Banif, cargo que desempeñó hasta 2007.

Entre ese año y 2009 asumió la dirección general de la división de Banca Privada Global, y en 2009 incorporó también entre sus competencias el área de Gestión de Activos.

Actualmente era director general de la división de Gestión de Activos, Banca Privada Global y Seguros. Bajo su gestión, Banco Santander ha firmado alianzas estratégicas para el negocio de seguros con Zurich para Latinoamérica y Aegon en España. En la actividad de fondos, desde Banif lanzó Allfunds, plataforma líder en Europa en distribución de fondos de diferentes gestoras entre inversores.

Además, el consejo de administración del banco ha acordado nombrar vicepresidente segundo a Matías Rodríguez Inciarte, actual responsable de los riesgos del grupo y presidente de la comisión delegada de riesgos del banco.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que el ex consejero delegado del Banco Santander ha sido 'un banquero muy notable' y ha señalado que ha jugado 'un gran papel' en la historia del sector financiero español. El ministro ha mostrado el 'máximo respeto' por la decisión de Sáenz, que ha comunicado su renuncia esta mañana. 'Cuando pase el tiempo el señor Sáenz jugará un gran papel, porque ha sido un banquero muy notable', ha indicado De Guindos, quien ha manifestado que Sáenz ha sido una figura importante 'no solamente para España sino para el conjunto de la zona euro'.