Público
Público

Los aliados temieron que Hitler resistiera en los Alpes austríacos, según documentos del Archivo Nacional británico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas aliadas temieron que Adolf Hitler resistiera al final de la II Guerra Mundial en un gran refugio secreto construido en los Alpes austríacos, según documentos del Archivo Nacional británico desclasificados hoy.

La información recopilada por los servicios de inteligencia decía que el fuhrer planeaba hacer "un último esfuerzo desesperado" para no rendirse a los aliados desde lo que se denomina un "Reducto Nacional Nazi", que podía albergar suficiente comida y armas destinadas a 60.000 hombres durante un periodo de hasta dos años.

Los datos fueron recopilados de fuentes de los servicios de inteligencia de la resistencia francesa, del espionaje suizo y de prisioneros de guerra, que aseguraban que se estaba preparando un refugio para "criminales de guerra", "nazis fanáticos" y otro tipo de personas próximas al III Reich "que no tenían nada que perder".

Los estadounidenses, incluso, llegaron a creer que los alemanes se estaban preparando para librar una guerra de guerrillas desde la montaña donde se iba a construir el refugio, con el objetivo de "llevar a cabo una lucha terrorista sin piedad".

Las 150 páginas publicadas por el Archivo Nacional, 65 años después del final de la contienda mundial, incluyen también testimonios que apuntan a la construcción, entrenamiento y movimiento de tropas, armas, comida y combustible en la zona.

Uno de los informes semanales que enviaban los servicios de inteligencia a la Fuerza Expedicionaria del Cuartel Central de los Aliados, con fecha del 20 de febrero de 1945, apuntaba al "establecimiento de un último bastión de resistencia nazi en una zona alpina del oeste de Austria y de la Alta Baviera".

El reducto es descrito como un lugar "en el que la elite de la Alemania Nacional realizará una última resistencia desesperada".

Otro informe, de una fuente francesa y remitido a la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, la antecesora de la actual CIA estadounidense), asegura que "la comida y las municiones del reducto parecen ser suficiente para dos años".

"La munición está destinada para 16 divisiones y la comida para 60.000 hombres", se afirmaba en el informe fechado el 7 de abril de 1945, en el que se añadía que los nazis planeaban llevarse consigo entre 300.000 y 400.000 prisioneros de guerra como escudos humanos, para evitar que los aliados los gasearan.

Las fuentes suizas indicaron, por su parte, que "la importancia capital del reducto es que será utilizado como el centro desde el que se dirigirán las actividades de los elementos pro nazis y fascistas en todos los países europeos y particularmente en Alemania".

"Estas actividades serán principalmente: propaganda, sabotaje, atentados y sobornos. Se coordinarán desde la radio, habrá correos uniendo a los grupos de resistencia y se realizará un esfuerzo para convertirlo en algo mundial", se añadió.

Este documento incluye los detalles facilitados por un "testigo fiable", que ofrece las supuestas pruebas de que se estaba construyendo una fortaleza en el interior de una montaña, rodeada de enormes fortificaciones, al suroeste de la ciudad de Salzburgo.

Según los documentos conocidos hoy, "el alma de este movimiento" era el máximo responsable de las SS, Heinrich Himmler, partidario de "una guerra abierta" final con el refugio como base central.