Público
Público

Alice Braga se consolida en Hollywood con un trío de ases, Penn, Law y Ford

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A sus 25 años, Alice Braga ha heredado de su tía Sonia una rara habilidad: la de ser brasileña y conquistar Hollywood. Apadrinada por su compatriota Fernando Meirelles, ahora se emancipa en el cine americano con la ayuda de nada menos que Jude Law, Sean Penn y Harrison Ford.

El 2009 será su año gracias a dos películas: el drama "Crossing Over", en el que interpreta a Mireya y en la que comparte cartel con Harrison Ford y Sean Penn, y "Repossession Mambo", un thriller de ciencia ficción con Sean Penn y Forest Whitaker.

Su "boom" se suma al del cine brasileño en general, que con estrellas como Rodrigo Santoro, películas como la ganadora del Oso de Oro en Berlín "Tropa de Elite" y los nombres de Walter Salles y Fernando Meirelles, está atrayendo el interés del panorama internacional.

Alice Braga, en una entrevista con un grupo reducido de periodistas en el Festival de Cine de Dubai, que se clausura hoy, consideró que "todos nosotros debemos a 'Ciudad de Dios' (2002) el estar en el punto de mira mundial", por su capacidad de acercar ese nervio del cine latinoamericano a la acción de Hollywood, aun con su austeridad económica.

En aquella película, Meirelles contó con Alice para interpretar a Angélica, una chica de las favelas, y a ella volvió a recurrir para "A ciegas", su última película, en la que interpreta a una de las recluidas por su inexplicable ceguera blanca.

El cambio es considerable y salir del cine de realidad social para introducirse en esta metáfora dramática en clave de ciencia ficción es muy positivo, según Braga, para la concepción que se tiene del cine relacionado con Brasil.

"Está bien que busquemos nuestra propia voz. A menudo se ha pensado que sólo podemos y sabemos hacer películas sobre la violencia, la desigualdad y la pobreza. Pero se van abriendo los frentes y se demuestra que tenemos capacidad para abordar temas muy diferentes", aseguró.

Braga, que transmite una sexualidad mucho más dulce que la que caracterizó a su tía Sonia Braga -candidata al Globo de Oro por "El beso de la mujer araña" (1985)-, ya en 2008 apuntó su camino hacia el estrellato por dos vías.

Por un lado, la de la superproducción "Soy leyenda", protagonizada por Will Smith y que amasó casi 600 millones de dólares en la taquilla internacional.

Por otro, la de trabajar, aunque fuera en un papel secundario, con el prestigioso dramaturgo estadounidense David Mamet en la película "Cinturón Rojo", en la que coincidió con Rodrigo Santoro.

"Me encantó interpretar a alguien tan malo. El reto de entender a un personaje con el que no me identifico en absoluto es para mí la mejor manera de aprender, lo que te lleva a algo más", explica.

Y así, poco a poco va componiendo su precoz filmografía, en la que busca más la experiencia que el brillo de la estrella.

"Más que el hecho de ir a Hollywood me interesa la gente con la que estoy trabajando. 'A ciegas' se rodó en Canadá y en ese país aprendí mucho. No dejo de mirar a cinematografías diferentes como las de México, Argentina y España. Me encantan las películas, por ejemplo, de Fernando León de Aranoa".

Así, Braga, sobre todo después de rodar "A ciegas", se esfuerza por ampliar la visión a lo que le puede ofrecer su alrededor. "Creo que lo que el mundo no está viendo es el de al lado. Conocer, ver la vida cultural de lo que nos rodea. Debemos luchar juntos por aceptar y valorar las diferencias", asegura.

Y así, para ella es muy importante el mensaje que quiere transmitir José Saramago en "Ensayo sobre la ceguera", libro en el que se basa la película de Meirelles.

"Lo leí cinco años antes de hacer la película. Nos pone en una situación límite. Nos hace preguntarnos cómo reaccionaríamos nosotros ante esa enfermedad. Habla de gente normal, no de héroes. A ellos, como nos podría pasar a nosotros, les sobreviene esta coyuntura tan extrema. Y ahí es donde se van revelando los problemas que hay en el mundo", concluyó.