Público
Público

La alineación de las agendas ciudadanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La alineación de los planetas era un síntoma de grandes acontecimientos, y los augures nos cuentan que los mayas pronosticaron algo así, extraordinario, para 2012. Son difíciles de corroborar esos enunciados tan abiertos, como la literatura de los horóscopos: la terrible crisis en curso parece darle la razón a los mayas y a la gente común ('vamos todos por muy mal camino'), además de a algunos científicos sociales y, en general, a los pesimistas antropológicos (no es la hora buena de Zapatero) y a los cenizos en general. Cuando coinciden en línea un número de planetas, ocurren algunas cosas empíricamente constatables, quizá de índole menor y rutinaria para los astrónomos, pero en la historia humana la literatura sobre esos eventos ha sido alarmante e incluso catastrofista.

No pretendo sumarme a tales cosas. Los desastres ocurren de forma inesperada e impredecible, dicho siempre muy en general, al modo de la buena nueva que nos resumía la Biblia en verso de aquella forma que se le imputa al catalán Carulla: 'Nuestro Señor Jesucristo / ha nacido en un pesebre. / Donde menos se piensa / salta la liebre'. Creo que lo he mejorado un poco sobre la versión canónica, que en todo caso debe de tener algo o mucho de legendaria y es probable que todo eso sea, en todo o en parte, un cuento chino muy del gusto de las antiguas tertulias de los curas abades alrededor de la mesa camilla, con brasero, en un invierno de rayos y centellas y unas cartas de julepe. Pero esa es también la filosofía de los astros: donde menos se piensa salta la liebre, aunque lo predigan los mayas unos siglos antes. ¿Cuál es exactamente la liebre?: quizá la crisis, o un cambio en el sistema económico, o cambios políticos radicales, quizá cambios en las filosofías de la vida, cambios... ¿qué cambios?

Es probable que hayan oído hablar muchas veces -y yo lo he recogido aquí en estos artículos- de lo que es la Agenda Pública (es la contestación en encuesta, en porcentaje de sujetos que responden, a las preguntas: '¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España?', '¿Y el segundo?', '¿Y el tercero?'), e incluso alguna vez quizá han oído hablar de la Agenda Personal ('¿Y cuál es el problema que a usted, personalmente, le afecta más?', '¿Y el segundo?', '¿Y el tercero?'), que se pregunta a continuación de la Agenda Pública en la metodología del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Bien, pues volviendo a los alineamientos o alineaciones de los astros, pero esta vez tomando a estas dos agendas ciudadanas como referencia, hay que señalar que ahora (mayo, junio y julio de 2011, Barómetros del CIS) ambas agendas presentan una coincidencia completa en sus tres primeros temas, que son el paro, los problemas económicos, y la desafección política medida por el tema 'Clase política, partidos políticos' (juicios negativos sobre esto, en modo genérico).

Las dos agendas se presentan alineadas en el cosmos sociológico, y eso tiene un significado inmediato, aunque no necesariamente catastrófico (tal alineamiento se produjo también tras el atentado de Atocha de 2004 y el siguiente cambio electoral, relativamente no previsto, entre otros escasos momentos significativos de nuestra historia reciente, como en momentos claves de 2002). En principio, significa que los problemas que el ciudadano considera fundamentales para el Estado son los mismos que considera fundamentales para sí mismo. Sus intereses y los del Estado coinciden, la individualidad se diluye en lo colectivo. A partir de ahí pueden pasar muchas cosas, y son factores complejos los que determinarán el efecto de la coincidencia/alineación de las agendas ciudadanas. Estamos en un momento clave desde esta perspectiva. La alineación del mes de mayo precedió al triunfo electoral del PP en las municipales, como ocurrió con el PSOE en el 2004. ¿Y ahora? ¿Qué clase de cambios cognitivos, entre otros, están marcando las alineaciones de agenda?

A esa coincidencia plena (tres rangos principales) la llamamos área de impacto máxima, y es siempre inquietante observar lo que está indicando. Es una cuestión que desborda lo sociológico para entrar en un nuevo nivel analítico, a caballo entre la sociología y la psicología.

La jerarquización o priorización por los ciudadanos de los principales problemas del Estado en un cierto orden (la Agenda Pública) y la misma jerarquización de los problemas de los propios ciudadanos expresados por ellos mismos (la Agenda Personal o Privada), al coincidir en sus tres primeros temas, que en la actualidad son, como queda dicho, el paro, los problemas económicos y la desafección política (críticas genéricas a los políticos y a sus partidos), al

coincidir, digo, pueden esperarse de tal situación consecuencias electorales y/o políticas relevantes. O de cualquier otra clase que afecte a la conducta ciudadana. Acompaña a este artículo la tabla de lo que está ocurriendo (en porcentajes de sujetos que responden y en rango de importancia de cada tema), en la que se incluye el mes de abril para mostrar la diferencia.