Público
Público

Tras el alivio sobre la quita de la deuda, el Gobierno griego promete cumplir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Grecia prometió hoy cumplir con sus socios europeos tras la tregua que le han concedido con la condonación del 50 % de su deuda, equivalente a unos 100.000 millones de euros, que deberá asumir de forma voluntaria la banca griega y la internacional.

"Ahora que hemos hecho que la deuda sea sostenible para muchos años, hay que trabajar juntos para el futuros", manifestó hoy el primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandréu, en un discurso televisado.

"Tenemos trabajo por hacer y responsabilidad para cumplir con nuestros compromisos", agregó el jefe de Gobierno, al tiempo que aseguró que "ahora no están en peligro las pensiones ni los depósitos de los bancos".

Papandréu descartó convocar elecciones anticipadas pese a que la oposición le cerró hoy la puerta a todo tipo de apoyo parlamentario tras considerar que el acuerdo de Bruselas no garantiza el crecimiento del país, sino que significa más sacrificios en términos de medidas de austeridad.

Así, el gobierno griego tendrá que aplicar, solo con la exigua mayoría del partido socialista PASOK, las draconianas medidas de austeridad comprendidas en los Presupuestos para el año 2012.

De esta forma, pretende reducir en los próximos nueve años la deuda pública hasta el 120 % del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 172 % que se espera para el año que viene.

Ningún partido de la oposición está dispuesto a tenderle la mano, respondiendo al profundo descontento popular, que ha quedado patente en las seis huelgas generales que ya se han celebrado este año y casi una veintena desde 2010.

"Es una ironía", comentó hoy un portavoz de la oposición mayoritaria conservadora de Nueva Democracia, ya que la meta establecida por la UE es volver al mismo nivel en que estaba la deuda pública en 2008, cuando empezó la crisis.

Papandréu tendrá que aprobar lo antes posible tanto los presupuestos como el nuevo acuerdo para el nuevo recate por valor de 130.000 millones de euros, sujetos ambos a condiciones severa austeridad y reformas fiscales en los primeros meses de 2012, sólo con sus 153 diputados de los 300 que tiene el Parlamento.

La mayoría parlamentaria del PASOK decrece poco a poco, ya que muchos diputados tienen problemas de conciencia a la hora de aprobar medidas que han aumentado el desempleo hasta un inédito 16 %, en medio de cuatro años consecutivos de recesión y con el despidos de decenas de miles de funcionarios, aparte de rebajas de sueldos y pensiones, y la aplicación de nuevos impuestos.

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, que también aplaudió hoy el acuerdo de Bruselas, declaró que los sacrificios han servido para que Grecia se ahorre anualmente unos 4.500 millones de euros en gasto público.

Para cumplir con la larga lista de medidas del programa de austeridad y poner en marcha las reformas previstas, Grecia aceptó anoche que se instale en Atenas una misión permanente de inspectores de la CE y del FMI.

Según Venizelos, esta misión servirá para "no caer en retrasos", ya que hay que apresurar el programa de privatizaciones, el cobro de impuestos, combatir la evasión fiscal y recortar la plantilla del sector público en un 30% en los próximos tres años.

Adriana Flores Bórquez