Público
Público

Alivio en la Unión Europea por el aprobado global

El BCE, Alemania y Francia confían en que la prueba devuelva la confianza a los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y los gobiernos de la Unión Europea respiraron ayer aliviados. Siete de los 91 bancos analizados suspendieron la pruebas de esfuerzo, una cifra considerada como muy limitada si se tiene en cuenta que la catástrofe que tendría que vivir la economía europea no figura en las previsiones de ningún organismo internacional. Los datos conocidos ayer 'confirman la resistencia general del sistema bancario europeo a conmociones macreoeconómicas y financieras', según un comunicado conjunto de la Comisión y el BCE.

Según las dos instituciones, que junto al Comité de Supervisores Bancarios Europeo (CEBS) formularon las preguntas del examen, los resultados 'son un importante paso adelante en la recuperación de la confianza en los mercados'. Otro dato alimenta el optimismo de las instituciones europeas: los resultados indican que las recapitalizaciones necesarias para llegar al punto de referencia fijado en el estudio son de 3.500 millones de euros, lejos de los 169.600 millones de euros ya invertidos en las entidades analizadas, que representan el 65% del sector bancario europeo.

Los gobiernos de Alemania y Grecia, con dos entidades que no llegan al aprobado, restaron importancia a los datos. Según Wolfgang Schäuble, el ministro alemán de Economía, 'es una señal positiva que todos los bancos alemanes participantes cumplan con las exigencias'. Para Alemania, que Hypo Real State no alcance el 6% de capital de alta calidad (o Tier1) en el peor de los casos no es un suspenso. Según Berlín, el análisis no ha tenido en cuenta las características del banco, nacionalizado.

En el caso de la entidad griega ATEbank, esta anunció ayer una ampliación de capital de al menos 250 millones para lograr el aprobado. Los otros cinco bancos analizados pasaron la prueba, algo que 'demuestra que el sistema bancario griego puede responder incluso bajo condiciones mucho peores a las actuales', según Yorgos Papaconstantinou, ministro de finanzas heleno.

Los cuatro bancos ingleses analizados superaron con claridad la prueba, gracias, en parte, a las multimillonarias inyecciones de capital público en los últimos años, muy superiories a las de España, el país que acapara cinco de los siete suspensos. Los cuatro bancos franceses participantes también aprobaron el test, dejando claro que 'se va a poder financiar la economía, los hogares, las empresas y que la desconfianza de los mercados debería de desaparecer', según Christine Lagarde, ministra de Economía.

Todos los ministros de economía de la Eurozona que comentaron los resultados coincidieron ayer en que los datos servirán para desactivar rumores contra la credibilidad de las entidades y la solvencia de los países para hacer frente a sus deudas. Sin embargo, muchos analistas descalificaron la metodología, asegurando que la simulación de una nueva caída del PIB y los problemas de deuda no son suficientemente exigentes. Los 91 bancos analizados representan el 65% del sector, por lo que análisis más amplios podrían revelar nuevas necesidades de financiación. En el caso de España, el ejercicio de tranparencia ha sido completo, al analizar a todo el sector.