Público
Público

Allen creó, por primera vez, un papel a medida para una actriz: Penélope Cruz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director Woody Allen rompió una de sus costumbres para la película "Vicky Cristina Barcelona", ya que, por primera vez, creó un personaje y escribió un papel a medida para una actriz, Penélope Cruz, y lo hizo para poder explotar todo su talento.

En un encuentro con un reducido grupo de periodistas españoles, entre ellos Efe, en el Festival de San Sebastián, donde se encuentra para presentar "Vicky Cristina Barcelona", Allen se mostró encantado de haber trabajado con todo el elenco de actores de la película -Cruz, Javier Bardem, Scarlet Johansson o Rebeca Hall-, pero especialmente feliz por haber contado con la española.

Normalmente, explicó, escribe el guión y después escoge "a la mejor persona para hacerlo. Con la única excepción de Penélope Cruz".

Cuando la actriz española se enteró de que Allen estaba preparando un proyecto en España, llamó al director neoyorquino y le visitó en su oficina para decirle que quería participar.

"Y eso me hizo muy, muy feliz", por lo que escribió el papel específicamente para ella, lo que "normalmente no me ocurre", reconoció el director.

"No había escrito el guión y cuando vino a verme me aseguré de crear un personaje para ella en el que pudiera explotar su talento", dijo Allen. "Es una enorme suerte que me llamara para participar en el filme".

Cruz interpreta en la película a la ex mujer de Javier Bardem, quien mantiene una ambigua relación con dos jóvenes norteamericanas a las que ha conocido en Barcelona, interpretadas por Johansson y Hall. Una comedia que se presentó con buenas críticas en el Festival de Cannes y que se estrena hoy en las salas españolas.

De Bardem dijo que tiene "un físico interesante", que es "un gran actor" y que le eligió para el papel porque necesitaba a alguien "carismático, con complejidad y carisma". "Es un actor de cine muy completo"

Y aunque parezca lo contrario por las declaraciones de los actores, no todos quieren trabajar con él, explicó un resignado e irónico Allen.

"Sólo lo hacen si algún otro no les ofrece más dinero" porque el sueldo de los actores en sus películas es el mínimo que marca el sindicato. Por ello trata de pillarles cuando han finalizado un trabajo y están a la espera del siguiente.

Respecto a la diferencia de rodas en Estados Unidos o Europa, indicó que en un principio es lo mismo aunque la sensibilidad del lugar en el que se realiza el rodaje influye. "Cundo ruedo en Europa siento una sensibilidad diferente, que me domina, sin ni siquiera darme cuenta. La sensación que te transmite el país es muy fuerte".

En cualquier caso, lo que tiene claro el director es que nunca rodaría en una ciudad que no fuera una "gran ciudad", como es el caso de las que ha utilizado hasta ahora en sus películas, como Nueva York, Londres, París o Barcelona.

"No soy un buen viajero. No disfruto mucho de los viajes y si viajo es porque a mi mujer le gusta". Por eso, lo que piensa antes de decidir la ubicación de una película fuera de Nueva York es si podría vivir en esa ciudad durante dos o tres meses, para el rodaje.