Público
Público

Almagro sigue intratable y Ferrer se sobrepuso a Verdasco y al viento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La épica de David Ferrer, la suficiencia del campeón Nicolás Almagro y el fortísimo viento que sacudió hoy en la pista fueron los grandes protagonistas de los cuartos de final del Abierto de la Comunidad Valenciana.

El viento, que hoy en Valencia llegó a soplar a más de 70 kilómetros por hora, fue un molesto invitado en las pistas del Club de Tenis Valencia, condicionando el desarrollo de los partidos disputados esta jornada, especialmente afortunada para el tenis español que metió a los tres representantes que podía.

Al único que pareció no afectarle en exceso fue al bicampeón del torneo, el español Nicolás Almagro, quien dio toda una exhibición ante el argentino Juan Mónaco, segundo cabeza de serie, al que desarboló en dos sets por 6-3 y 6-2.

Y es el que éste español sigue su idilio con el campeonato de Valencia, donde no conoce la derrotas en los tres últimos años. Almagro hizo gala de una gran concentración en la pista para barrer con sus potentes golpes a un Mónaco que en ningún momento encontró la forma de contrarrestar el aluvión que se le venía encima.

Sin duda, Almagro esta exhibiendo galones para repetir título por tercer año consecutivo con el mejor tenis del torneo, en un año especialmente gratificante para él sobre la tierra batida, donde ya ha ganado dos títulos en Costa do Sauipe y Acapulco, y lleva un récord de 17 victorias por tan solo una derrota debido a un abandono.

El gran partido de la jornada lo protagonizaron David Ferrer y Fernando Verdasco. El de Jávea ya anunciaba en la previa que el madrileño era su particular "bestia negra", no en vano le había derrotado en los dos últimos precedentes, y el duelo fue dramático y muy intenso.

Hasta tres bolas de partido tuvo salvar Ferrer para doblegar a un Verdasco que supo sobreponerse al primer set en contra para enlazar, con un juego agresivo pese al viento, ocho juegos consecutivos que le dieron la segunda manga y le permitieron encarrilar la tercera con un nuevo 'break' inicial que le puso un parcial de 2-0.

Ferrer, que por momentos perdió la concentración y los nervios por el viento y sus numerosos errores no forzados, no conseguía recuperar el 'break', a pesar de mejorar su tenis, e incluso el zurdo madrileño dispuso de una primera bola de partido con servicio del alicantino y 5-3 en el marcador.

Ya con su saque, Verdasco desaprovechó dos nuevas bolas de partido lo que dio vida a Ferrer, que a la primera ventaja que tuvo igualó el partido a cinco juegos, mantuvo su servicio y volvió a romper el servicio a su rival en el duodécimo juego para llevarse un agónico triunfo ante la algarabía de un público que nunca dejó de animarle.

Más sencillo tuvo su pase a las semifinales el español Tommy Robredo ante el italiano Potito Starace, que con molestias en la cadera tuvo que abandonar el partido cuando el marcador reflejaba un 6-3 y 3-0 favorable al jugador gerundense.

En el último duelo del día, el ruso Evgeny Korolev se impuso al holandés Robin Haase, en un duelo de jugadores más acostumbrados a la pista rápida que a la arcilla.

El jugador moscovita se apuntó el primer set tras romper el potente servicio de Haase en el duodécimo juego, mientras que en el segundo set ambos jugadores se rompieron sucesivamente el servicio en dos ocasiones hasta que Korolev sirvió para ganar con 5-3, disfrutó de una bola de partido, pero el holandés consiguió un nuevo 'break'.

Como no podía ser de otra forma, en el siguiente juego se produjo una nueva ruptura de servicios que confirmó la sorpresa y metió al ruso en los cuartos de final.

En el cuadro de dobles, Mónaco tuvo la oportunidad de vengarse de su anterior derrota en individuales ante Almagro y junto a su compatriota Máximo González logró el pase a la final, tras ganar con autoridad al jugador murciano e Iván Navarro por un doble 6-3.