Público
Público

De Almeida dice que siempre tiene la sensación de que podía haber hecho mejor un papel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor portugués Joaquim de Almeida ha declarado en una entrevista a la Agencia Efe que como profesional siempre tiene la sensación de que, tras finalizar una película, podría haber representado mejor a su personaje.

Joaquim de Almeida, que ha estado en Santa Cruz de Tenerife para promocionar la película "Oscar, una pasión surrealista", de la que es el protagonista, apuntó que a pesar de que tiene la sensación de que puede hacer mejor el personaje se ha sentido "satisfecho" con el trabajo en este largometraje.

En una entrevista que apenas duró diez minutos, y en la que De Almeida expresó el cansancio que le produce promocionar una película, "aunque forma parte de la profesión", el actor portugués reconoció la labor del director de "Oscar", Lucas Fernández.

Tuvo palabras de elogio para el que también ha sido el guionista y promotor de su ópera prima, de quien aseguró que es una persona amable y con la que ha resultado muy agradable trabajar.

No en vano, Joaquim de Almeida dijo que tienen previsto seguir trabajando juntos en el nuevo proyecto en el que está inmerso Lucas Fernández, aunque razones contractuales no permiten que se desvelen más datos.

En esta ocasión fue Lucas Fernández quien le presentó el guión de "Oscar", y según manifiesta Joaquim de Almeida "me gustó desde el primer momento y me halagó que pensara en mí para el protagonista".

Joaquim de Almeida da vida al pintor tinerfeño Oscar Domínguez, una figura relevante en el siglo pasado que vivió casi toda su vida en París y que dejó una ingente obra pictórica dentro del surrealismo.

Este personaje, tan desconocido en España, en general, y en su tierra natal, en particular, no era del todo desconocido para el actor portugués, quien ya había visto uno de sus cuadros, "de los que pintaba por los dos lados, cuando no tenía dinero", en casa de unos amigos.

Meterse en la piel de Oscar Domínguez "no ha sido fácil", matiza, primero porque era un personaje complejo, como todos los artistas, y además sufría acromegalia, una enfermedad que afecta a la hormona del crecimiento y produce, entre otros síntomas un envejecimiento prematuro.

Esta patología le produjo al final de su vida una gran frustración, explica el actor portugués, que "probablemente fuera lo que le llevó al suicidio", y que supuso que durante el rodaje la caracterización del personaje fuera muy dura.

Una parte importante de la película, Joaquim de Almeida trabaja con una expresión que logra sólo exagerando la pronunciación de la mandíbula, "y eso no era muy fácil después de muchas horas haciéndolo", junto con el hecho de que al no ser doblado "tuve que reproducir el acento canario".

Todas estas cuestiones han llevado a que "la dificultad del personaje me hiciera forzarme más", pero al mismo tiempo, "cuando me vi en pantalla me sentí orgulloso del resultado final", aunque apostilla que "siempre creo que puedo hacerlo mejor".

Este "insatisfecho" actor cuenta en su haber con cientos de películas, muchas de ellas rodadas en España, y sólo el pasado año rodó seis largometrajes, algunos aún por estrenar.

Tras su paso por Tenerife, Joaquim de Almeida regresará a Portugal, donde tiene una casa en Sintra y donde va a empezar a rodar un documental sobre el Sahara.