Público
Público

¿Almorzar frente a la computadora nos hace comer más?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Muchos almorzamos frente a lacomputadora, pero el hábito aumentaría nuestras ganas de comerpostre.

En un ensayo de laboratorio con 44 hombres y mujeres, unequipo observó que los que almorzaban mientras jugaban con lacomputadora terminaban comiendo más galletas a los 30 minutosque los que habían almorzado sin distracciones.

Los autores sostienen que los usuarios de computadoratenían un recuerdo más confuso de su almuerzo y sentían menossaciedad que el otro grupo.

Esto sugiere que las distracciones, como la televisión o lacomputadora, alteran nuestros recuerdos de la comida, lo quetermina modificando el apetito.

"Los recuerdos de las últimas comidas influyen en lacantidad de alimentos que ingerimos en la próxima comida", dijoJeffrey M. Brunstrom, de la University of Bristol, en el ReinoUnido.

"Cuando nuestra memoria no es buena, en la próxima comidacomeremos más. Sabemos por estudios previos que la distracciónaumenta la cantidad de lo que ingerimos en una comida. En esteestudio, usamos esa idea para demostrar que los efectos de ladistracción se prolongan más allá de una comida", agregó.

El estudio, publicado en American Journal of ClinicalNutrition, incluyó a 44 voluntarios divididos en dos grupos.Uno comió un almuerzo fijo mientras jugaba un solitario con lacomputadora; el otro grupo ingirió la misma comida, pero sindistracciones.

A los 30 minutos del almuerzo, a ambos grupos se lesrealizó un "test de sabor" con galletas: podían probar lacantidad deseada. Además, se les pidió que recordaran los nuevealimentos del almuerzo y el orden en que se habían servido.

El equipo halló que el grupo que había almorzado frente ala computadora ingirió unas 250 calorías con las galletas,mientras que el otro grupo consumió la mitad.

Además, al primer grupo le costó mucho más recordar elorden de los alimentos y sintieron menos saciedad con elalmuerzo.

Todo esto sugiere, aunque no prueba, que los efectos sobrela memoria explicarían el mayor deseo de comer galletas en unode los grupos, finalizó el equipo.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 8 dediciembre del 2010