Público
Público

Almunia multa con 67 millones a Telefónica y con 12 a PT

Las dos compañías suscribieron un acuerdo ilegal para no competir en el mercado ibérico de telecomunicaciones, lo que se tradujo en un aumento de precios y menos opciones para el consumidor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea impuso este miércoles una multa de 67 millones de euros a Telefónica por haber suscrito un acuerdo ilegal con Portugal Telecom para no competir en el mercado ibérico de telecomunicaciones, que se tradujo en precios más altos y menos opciones para los consumidores.

Por su parte, la compañía lusa ha sido sancionada también con 12,2 millones de euros.

'La Comisión está comprometida en conseguir la creación de un auténtico mercado único en el sector de las telecomunicaciones. No toleraremos prácticas anticompetitivas por parte de los operadores históricos para proteger sus mercados nacionales, ya que perjudican a los consumidores y retrasan la integración del mercado', dijo el vicepresidente y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, en un comunicado.

El pacto en cuestión se cerró en julio de 2010, como parte de la adquisción por Telefónica del control exclusivo del operador brasileño de telefonía móvil Vivo, hasta ese momento propiedad conjunta de ambas partes. Las compañías incluyeron una cláusula en el contrato en la que indicaban que no competirían entre sí en España y Portugal a partir de finales de septiembre de 2010.

Estaba previsto que se aplicara hasta finales de 2011, pero ambas compañías lo anularon en febrero de ese año, cuando Bruselas inició una investigación.

'Al mantener el statu quo en España y Portugal, el acuerdo impedía el proceso de integración del sector de las telecomunicaciones en la UE. Los acuerdos de no competencia constituyen una de las infracciones más graves contra la normativa sobre competencia de la UE, ya que las consecuencias pueden ser unos precios más elevados y menos capacidad de elección para los consumidores', resaltó el Ejecutivo comunitario.

Para fijar la cuantía de la multa, la Comisión ha tenido en cuenta la duración de la infracción (4 meses) y su gravedad, incluido el hecho de que las partes no mantuvieran en secreto el acuerdo. Bruselas también tuvo en cuenta como circunstancia atenuante el hecho de que el acuerdo no tuviera mucha duración.

Bruselas recuerda que cualquier persona o empresa que se considere afectada por este acuerdo ilegal puede acudir a los tribunales nacionales y reclamar una indemnización

El Ejecutivo comunitario resaltó que tanto Telefónica como Portugal Telecom son los mayores operadores de telecomunicaciones en sus respectivos países. Por ejemplo, en 2011 Telefónica obtuvo casi la mitad de todos los ingresos generados por el sector de las telecomunicaciones español.

'Cada una de las partes tiene una presencia muy limitada en el país de la otra parte', denuncia Bruselas.

La Comisión inició una investigación sobre el caso por iniciativa propia en enero de 2011, una vez que tuvo conocimiento del acuerdo y envió a las partes un pliego de cargos en octubre de 2011. La decisión no afecta a la operación Vivo en sí misma.

Bruselas recuerda que cualquier persona o empresa que se considere afectada por este acuerdo ilegal puede acudir a los tribunales nacionales y reclamar una indemnización por daños y perjuicios. La multa de la Comisión constituye una prueba vinculante de que la práctica se produjo y era ilegal.

Tras conocer la sanción, Telefónica manifestó su 'absoluta discrepancia' con el castigo y anunció que recurrirá de 'manera inminente' la resolución ante el Tribunal de Luxemburgo. La empresa recordó que la resolución de la Comisión Europea impone una sanción por los acuerdos alcanzados hace más de dos años entre Telefónica y Portugal Telecom para la compra de la participación que esta última empresa mantenía en el operador brasileño Vivo.

'No ha habido pacto secreto o intento de ocultación', dice Telefónica

Telefónica afirmó que en 'ningún momento' ha vulnerado la ley. En concreto, la multinacional española ha explicado que en su resolución la Comisión Europea examina una cláusula del contrato suscrito por Telefónica y Portugal Telecom, cuya vigencia 'estaba condicionada a una verificación de legalidad y que nunca tuvo aplicación'.

Asimismo, Telefónica apuntó que los acuerdos entre Telefónica y Portugal Telecom fueron hechos públicos y notificados a las autoridades en su día, por lo que no se trató de ningún 'pacto secreto o intento de ocultación'. 'Esto ratifica que no existió en ningún momento intención alguna de incumplir la normativa aplicable, como reconoce la propia resolución de la Comisión Europea'. Por otra parte, Telefónica reiteró que los acuerdos no han tenido, en ningún momento, impacto en los consumidores, ni han alterado el desarrollo de mercado.