Público
Público

Es alta la aceptación de Gardasil en California: informe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde que la vacuna Gardasilpara prevenir el cáncer de cuello de útero que fabrica Merck &Co fue aprobada en el 2006 para mujeres mayores de 11 años, suuso creció rápidamente, como así también el interés de lamayoría de la población apta para recibirla, informó un equipode investigadores estadounidenses.

El reporte fue publicado en la edición de febrero de UCLAHealth Policy Research Brief.

Gardasil está diseñada para proteger a las niñas y a lasmujeres jóvenes de algunas cepas del virus del papiloma humano(VPH) de transmisión sexual y que producen el cáncer de cuellouterino.

La vacuna ataca cuatro cepas del VPH: dos causantes delcáncer cervical y dos responsables de una condición menosgrave, las verrugas genitales.

Según los datos de la Encuesta de Salud en California,realizada en el 2007, el 26 por ciento de las adolescentes enese estado había comenzado a recibir las tres dosis de lavacuna; lo mismo ocurría con el 12 por ciento de las mujeres de18 a 26 años.

Más de un tercio de ellas (el 42 por ciento de lasadolescentes y el 38 por ciento de las jóvenes) ya habíarecibido las tres dosis de Gardasil.

La conciencia de la importancia del uso de la vacuna en lasmujeres es bastante alta en California, donde llega al 75 porciento, explicó el equipo dirigido por el doctor David Grant,del Centro de Investigación de Políticas Sanitarias de laUniversity of California en Los Angeles (UCLA).

La mayoría de la información con la que contaban lasadolescentes provenía de la escuela, mientras que los avisospublicitarios en la televisión eran la fuente informática másfrecuente entre las adultas jóvenes, seguida de la consultamédica y los familiares.

"Que tantas adolescentes y jóvenes estén vacunadas odemuestren interés por hacerlo en tan poco tiempo indica quehay muy pocas barreras de aceptación", indicó Grant a través deun comunicado de prensa de la UCLA.

La falta de información sobre la vacuna, las preocupacionessobre su seguridad y las dudas sobre si es o no necesaria eranlos motivos más frecuentes por los que a las mujeres no lesinteresaba recibir la vacuna contra el VPH.

"Si bien ninguna vacuna está completamente libre deriesgos, la inmunización contra el VPH fue probada en miles deniñas y jóvenes de entre 9 y 26 años en todo el mundo sinefectos secundarios graves", concluyó el equipo.

Sin embargo, el equipo advierte que la vacuna no protegecontra todos los tipos de VPH que provocan cáncer, de modo que"es crucial que hasta las mujeres inmunizadas se sigan haciendoel análisis de rutina para detectar el cáncer de cuellouterino".