Público
Público

La alta participación no logró movilizar el voto del PSOE

Pierde un escaño en Pontevedra, la provincia más castigada por la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Emilio Pérez Touriño reconoció a las 22.15 horas su derrota. “Tomamos nota de este resultado –manifestó–, rectificaremos todo lo que haya que rectificar”. En una breve intervención, el segundo presidente socialista que ha tenido Galicia en su historia democrática felicitó al partido ganador, el PP, y sentenció: “Galicia, adelante. Galicia lo merece todo”.

El PSdeG-PSOE había confiado en la movilización del voto para lograr repetir en el Gobierno gallego, pero finalmente la elevada participación, histórica en unas elecciones autonómicas en Galicia, derivó imprevisiblemente en la caída de tres puntos en porcentaje de voto y la pérdida de un escaño vital en la circunscripción de Pontevedra, la provincia más industrializada y aquella donde más se han dejado sentir los efectos de la crisis económica.

La sensación de derrota en la frustrada fiesta organizada por los socialistas en un hotel de las afueras de Santiago comenzó pasadas las 21.00 horas, una vez el veloz sistema de recuento de votos comenzaba a arrojar los resultados en las grandes ciudades gallegas, donde los socialistas, sin excepción, bajaban en todas las plazas. El vicesecretario general del PSdeG y cabeza de lista por Lugo, Ricardo Varela, compareció pasadas las 20.00 horas y dijo sentir “buenas vibraciones”. Se equivocaba.

La catástrofe del Prestige, en noviembre de 2002, trajo a las urnas una mayoría progresista que, elección tras elección, había ido arrinconado al PP en las convocatorias locales, autonómicas y generales. Tras el resultado de ayer, se ha confirmado que los conservadores se habían tomado simplemente unas vacaciones de cuatro años en la Xunta.