Público
Público

Alto voltaje y reparto de leña

La bronca de las gradas se transmitió al terreno de juego

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era noche de emociones fuertes y alta tensión. Los primeros síntomas se vieron antes incluso de que empezase el encuentro: bengalas, petardos, lanzamiento de objetos y un láser verde que se proyectaba en las camisetas blancas de los madridistas, ayer sin publicidad por la ley francesa que prohíbe anunciar casas de apuestas. Los radicales aparecieron en Marsella, aunque no sólo por parte de la afición local. Unos 100 aficionados ultras del Madrid portaban una pancarta en una de las esquinas del graderío.

Las cosas no llegaron a normalizarse nunca. En los saques de esquina blancos caían objetos. Uno de ellos llegó a impactar en Van der Vaart. Durante el primer tiempo no dejaron de aparecer las bengalas ni los petardos.

La presión que surgía de la grada se transmitió al campo, en el que proliferaron fuertes entradas, como la plancha de Brandao a Van der Vaart cuando no se habían jugado ni cuatro minutos. Diawara, especialmente escrutado después de lesionar a Cristiano en la ida, también tuvo su ración de estopa con un rodillazo a Higuaín poco antes de que concluyese la primera parte. El central se volvió a encontrar con Cristiano en un salto en el segundo tiempo que terminó en cabezazo.

'Cristiano marca la diferencia con su presencia y eso lo traduce en goles y jugadas de peligro', apuntó Pellegrini tras el encuentro. El chileno hizo autocrítica: 'Tenemos que mejorar mucho. En ese sentido, la eliminación copera nos permitirá trabajar en enero y febrero'

Cristiano, máximo goleador de la Liga de Campeones, a pesar de su lesión, también notó la dureza del partido. 'Ha sido un partido muy bueno y, en la segunda mitad, más tranquilo', comentó el portugués. No se olvidó de reseñar sus dos goles, por los que fue muy felicitado por todos sus compañeros en el campo. Se declaró contento por ellos, pero, no por él, sino 'por haber ayudado al equipo'.