Público
Público

Alvarno rinde con su colección un homenaje a la alta costura francesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los salones de la residencia del embajador de Francia en Madrid han sido hoy el escenario elegido por Alvarno, la firma formada por el pamplonés Álvaro Castejón y el parisino Arnaud Maillard, para presentar una colección inspirada en la alta costura francesa.

Numerosas lámparas de cristal, tapices y grandes espejos no podían recrear mejor aquellos salones en los que Charles Frederick Worth, Coco Chanel o Cristóbal Balenciaga presentaban sus colecciones al público, aunque entonces éste era mucho más reducido que el que ha acudido hoy al desfile de Alvarno.

En presencia del embajador de Francia en España, Bruno Delaye, y de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, Alvarno ha presentado sus propuestas para el otoño-invierno 2012-2013 en una colección muy intemporal en la que la pareja de diseñadores ha buscado, como viene siendo habitual en ellos, favorecer a la mujer y rodearla de lujo.

Sin novedades concretas, las siluetas son femeninas, sensuales y glamurosas, con vestidos que se ajustan al cuerpo y que lucen grandes escotes en la espalda. Los pantalones son también ajustados y se acompañan con abrigos tres cuartos, amplios y en la misma tela, algunos de ellos con volúmenes que recuerdan a Balenciaga.

Plisados soleil, vestidos tulipa y cinturas marcadas destacan en una colección en la que Castejón y Maillard han apostado por las pieles, en su mayoría de zorro, cabra y visón, que se introducen en las prendas formando parte de las mismas, ya sea recorriendo el cuerpo o como complemento de los vestidos a modo de pequeños boleros, que dan calor a los brazos desnudos.

El estampado de pantera, metalizado brillante, adquiere importancia y eleva el buen gusto en las prendas de Alvarno, que ilumina y enriquece también a la mujer con grandes cadenas, pulseras de estilo barroco y pecheras metalizadas en oro y plata.

En cuanto a los colores, la colección se basa en pocos tonos: el negro iluminado por pinceladas en color beige, el berenjena, siempre elegante, y los delicados estampados en blanco, negro y plata, enriquecidos en ocasiones con pedrería.

Si para el día los largos van desde bajo la rodilla hasta las faldas mini, por la noche los vestidos son de largos totales, con capas de gasa que dotan de ligereza a las prendas.

Con zapatos de Pura López, las modelos lucieron bolsos de cocodrilo de la firma Vega Cárcer diseñados por Mónica Abascal, la nuera de Ana Botella, que también acudió al desfile.