Público
Público

Alves confiesa que saber que hay otros equipos interesados en él le da fuerza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portero brasileño del Almería Diego Alves reconoció que le resulta "increíble" saberse pretendido por el Atlético de Madrid y el Inter de Milán y que eso le da "más fuerza para seguir trabajando" en su equipo, aunque asegura que no saber "nada" y que "son cosas que salen en los periódicos".

Alves no es el primer portero brasileño que juega en España, pero sí es el pionero en la Liga y su adaptación ha sido relativamente fácil: "ha sido muy rápida y me ha sorprendido, porque jugué mi primer partido oficial después de dos meses viviendo aquí", afirmó en una entrevista a la revista 'Don Balón'.

'O goleiro' del Almería dijo estar "aprendiendo mucho en España, porque en Brasil no jugaba mucho con los pies". "Mikel Insausti, el entrenador de porteros del equipo, ha sido una persona muy importante en mi adaptación y para llegar donde estoy ahora", sostuvo Alves.

El brasileño, que considera que "Casillas es uno de los tres mejores porteros del mundo", defendió su "muy buena" relación con el otro portero del Almería, David Cobeño.

A sus 22 años, este guardameta tiene en mente el objetivo de ir a los Juegos Olímpicos de Pekín y cree poder conseguirlo "trabajando bien en el Almería". El esfuerzo constante es fundamental: "No quiero ser pesado con la palabra trabajo, pero es la principal en mi vocabulario, con él vamos a conseguir la salvación matemática y después, ya veremos", señaló.

Alves hizo hincapié a estrategia de juego del Almería: "la unión del grupo es el secreto; es un equipo humilde pero con muchas ganas".

Según el brasileño, en su país se sigue con interés la Liga española: "a todos los jugadores les gustaría estar aquí. Muchos amigos y familiares me llaman porque están mirando la Liga desde Brasil".

Antes de los partidos, el guardameta tiene supersticiones. Reconoce rezar y poner en la portería una imagen de la Virgen de la Aparecida. Según afirmó, esta advocación de la Virgen "reconforta a quienes tienen fe" y, para él "es una gran tranquilidad".