Público
Público

"Amamantar es lo mejor", noción desconocida por muchos en China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Ben Blanchard

Zhang Lihong nunca pensóque alimentar a su hijo Zhang Yangyi con fórmula láctea podíatener consecuencias graves para su salud a largo plazo.

A ella, una ama de casa de la norteña ciudad deShijiazhuang, en China, el concepto de que "amamantar es lomejor" para un bebé le resultaba desconocido.

"Creía que sería mejor para su crecimiento tomar leche enpolvo", dijo Zhang mientras acunaba a su hijo fuera de lasinstalaciones de Sanlu Group, hoy centro de un escándalo porcontaminación de sus productos con un químico tóxico.

"Nunca más se la daré", añadió la madre, que esperaba suturno para devolver la leche que ya causó enfermedad a más de6.000 bebés y la muerte de tres de ellos por estar contaminadacon melamina, un compuesto que causa problemas renales.

Los expertos consideran desde hace mucho que la lactanciamaterna es por lejos la opción más adecuada, ya que mejora lossistemas inmunes de los bebés.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) creeque la alimentación materna puede disminuir drásticamente lasmuertes infantiles en los países en desarrollo y es un grandefensor de la lactancia materna.

Las multinacionales que fabrican leche en polvo para niños,como Nestle, manifiestan su respaldo al amamantamiento, perodefienden la idea de que dar fórmula láctea a los bebés esmucho más saludable que otras alternativas tradicionales, comoel agua de arroz.

TASAS BAJAS

En China, las personas cada vez eligen más la fórmula enlugar del amamantamiento, o detienen antes la lactancia maternapara pasar a la leche en polvo, sobre todo por cambios en elestilo de vida y una fuerte publicidad impulsada por algunascompañías lácteas.

"Como todos sabemos, las madres jóvenes de hoy en díaenfrentan una fuerte presión de la sociedad. Por motivoslaborales, no suelen tener la cantidad suficiente de leche ensus pechos, por lo que en nuestro país la proporción de niñosalimentados con fórmula es bastante grande", dijo el miércolesen una conferencia de prensa el ministro de salud, Chen Zhu.

La tasa de lactancia materna en China es de alrededor del70 por ciento y el Gobierno admite que los esfuerzos de supromoción se han quedado atrás.

En Estados Unidos, por ejemplo, el porcentaje de madres queamamantan a sus bebés alcanzó su nivel récord al llegar al 74por ciento.

Con todo, algunas compañías señalan que sus productosposeen aditivos que hacen más inteligentes a los niños.

Wu Bixian, otra madre de Shijiazhuang, dijo que dejó deamamantar a su hijo cuando tenía cuatro meses.

"Fue para mejorar su nutrición", dijo Wu al ser consultadapor qué cambió la lactancia por la leche en polvo. "Sentía queno podía brindarle la nutrición suficiente por mí misma y quesería mejor la fórmula que la leche del pecho", añadió.

El caso de Sanlu no es el primero que relaciona a China conleche en polvo adulterada y es el último eslabón de una cadenade escándalos locales e internacionales sobre la seguridad ytoxicidad de los alimentos y productos del gigante asiático.

En el 2004, al menos 13 bebés murieron en la provinciaoriental de Anhui después de consumir leche falsificada quecarecía de valor nutritivo.