Público
Público

Amaya Arzuaga presenta frente al Sena una nueva colección "frágil y etérea"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La diseñadora vasca Amaya Arzuaga presentó hoy en París, frente al río Sena, una nueva colección "frágil y etérea" que juega con los colores pasteles y las formas plisadas, e indaga sobre la ergonomía de los propios materiales.

En una entrevista a Efe, Arzuaga, que desfila por tercera vez en la capital francesa, explicó que construyó su propuesta para la próxima temporada primavera-verano a partir de dos premisas de patronaje: que la silueta estuviese despegada del cuerpo y que los volúmenes estuviesen inspirados en "los plisados de un acordeón".

A lo largo de una pasarela a ras de suelo ubicada en la futurista "Ciudad de la moda y del diseño" parisina, las modelos exhibieron unas prendas ligeras y translúcidas, de escote pronunciado.

Patronajes geométricos elaborados con rafia, siluetas tubulares, bodys en punto construidos con secuencias de plegados y ejes bicolores dieron forma y sentido a unos vestidos que, por momentos, iban acompañados de chaquetas cortas y ajustadas.

En el calzado, la diseñadora apostó por botines despegados en la parte delantera, y de suela de connotaciones industriales "para poner un contrapunto a lo delicado de la colección".

Los colores, que variaron desde tonos pasteles como el agua, el rosa o el púrpura a colores más intensos como el negro o el blanco, contrastaron con la última propuesta de Arzuaga, de tonos "fuertes y rotundos" con los que dio entonces la bienvenida al otoño e invierno.

Precisamente, los colores escogidos en esta ocasión resultaron difíciles de encontrar, destacó la diseñadora, de 41 años, ya que la liviandad de las prendas implicaba que "a contraluz, pareciesen blancas", por lo que tuvo que teñir las telas para lograr el efecto deseado.

La utilización de sena con lino, malla rígida o tafetán en la elaboración de los modelos contribuyó a crear el efecto deseado, al que se sumó la presencia del río a escasos metros, y del atardecer parisino.

"Nos parecia muy romántico que fuera junto al Sena (...), uno siempre busca cierta sinergia" con las colecciones que presenta, señaló la diseñadora, que en esta ocasión es la única española que acude a la Semana del prêt-à-porter en París.

La razón de ello es, en parte, la crisis económica, ya que "la moda es el primer sector que sufre" cuando se atraviesan momentos como el actual, afirmó Arzuaga, que pese a todo prevé seguir frecuentando las futuras citas de moda en la ciudad, ya que "no tiene sentido acudir a un sitio y luego desaparecer".

"Mi meta siempre ha sido París, estoy feliz de estar aquí", expresó la modista, quien reconoció que "está bien ser el único (diseñador español) porque se destaca más", pero que aclaró que se trata de una casualidad y que "cuantos más españoles desfilen aquí mejor".

En ese sentido, arguyó que organizar un desfile en París "supone un gran esfuerzo económico y de trabajo, pero que merece la pena" por su impacto de cara al público.