Público
Público

La amenaza disidente crece en Irlanda del Norte, dice un informe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los grupos republicanos disidentes de Irlanda del Norte suponen ahora la mayor amenaza de seguridad para la región de los últimos seis años, afirmó el miércoles un grupo de observadores.

La violencia esporádica en la zona ha aumentado en los últimos meses desde que disidentes republicanos mataran a dos soldados británicos y un agente de policía en dos ataques distintos en marzo, poniendo en peligro una década de proceso de paz.

"El nivel general de actividad disidente fue significativamente superior que el que hemos tenido desde que nos reunimos por primera vez a finales de 2003", indicó en un informe la Comisión Independiente de Supervisión (IMC, en sus siglas en inglés).

"Tanto la seriedad como la amplitud y el ritmo de sus actividades han cambiado a peor en estos seis meses", señaló el IMC.

Los asesinatos de marzo marcaron el punto más bajo desde que un acuerdo de paz puso fin en 1998 a 30 años de conflicto entre el IRA, que aspiraba a una Irlanda unida, y los grupos que querían mantener el control británico sobre la provincia.

Más recientemente, un coche bomba hirió a la pareja de un agente de policía en Belfast el pasado octubre, un mes después de que una gran bomba fuera desactivada y un pequeño artefacto estallara frente a la casa de los padres de un policía.

La Comisión dijo que los dos principales grupos republicanos disidentes, el IRA de Continuidad -que abatió a tiros al policía en marzo- y el IRA Auténtico -que reclamó el asesinato de los soldados-, permanecen "extremadamente activos y peligrosos".

El grupo de supervisión, creado en 2004 y que informa cada seis meses de las actividades de grupos paramilitares, señaló que la mayoría de los nuevos reclutas de estas organizaciones son hombres jóvenes sin experiencia.

También señalaron que hay indicios de que ex milicianos republicanos "han ofrecido servicios como individuos en algunos casos a grupos republicanos disidentes".

indica la robustez del proceso de paz, añadió el informe.

Los gobiernos británico e irlandés están instando a los partidos locales a acordar una fecha para transferir los poderes sobre la policía y la justicia a Belfast desde Westminster.

El Sinn Fein está deseando que se realice, pero el mayor partido político en Irlanda del Norte, el pro británico Partido Unionista Democrático, se resiste diciendo que no hay confianza suficiente en la comunidad de la que recibe apoyo.