Público
Público

La amenaza de la FIFA no detiene el debate político francés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La amenaza que la FIFA realizó el martes de suspender a la selección de Francia y a los clubes franceses en competiciones internacionales si el Gobierno no se aleja de los asuntos del fútbol no pudo detener el debate político sobre la debacle de Francia en el Mundial de Sudáfrica.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, advirtió el martes al Gobierno francés que no interfiera en los asuntos de la federación de fútbol de su país o podría suspender a la entidad.

Si Francia fuera suspendida, el país quedaría excluido de los torneos internacionales y los clubes franceses no podrían participar en las competiciones europeas.

La amenaza llegó mientras la portavoz de la Asamblea Nacional dijo que el seleccionador, Raymond Domenech, cuyo contrato acabó tras el Mundial, y el presidente de la Federación Francesa (FFF) Jean- Pierre Escalettes, que ha dimitido, comparecerían ante una comisión parlamentaria el miércoles.

La ministra de Deportes de Francia, Roselyne Bachelot, que compareció el martes ante los parlamentarios, dijo que el Gobierno estaba decidido a preservar la independencia de la FFF.

"Bajo ninguna circunstancia deberían los círculos políticos interferir en la gestión de las autoridades deportivas", dijo Bachelot a la comisión, que no tiene poder para imponer sanciones.

"Estoy decidida a proteger a la Federación contra cualquier forma de interferencia", declaró.

Escales dimitió el lunes tras la actuación desastrosa de Francia en Sudáfrica, en la que fueron eliminados en la fase de grupos, diciendo que era su propia decisión, pero Bachelot dijo la semana pasada que su dimisión era "inevitable".

Blatter dijo que no toleraría que el Gobierno francés o el presidente se implicaran en el fútbol.

"En Francia han hecho que el fútbol sea un asunto estatal, pero el fútbol sigue en manos de la federación", declaró Blatter el martes a los periodistas.

"El fútbol francés puede confiar en la FIFA en caso de interferencias políticas a nivel presidencial. Ayudaremos a la federación nacional y si no puede solucionarse con una consulta, lo único que tenemos que hacer es suspenderla", agregó.

POSIBLE SUSPENSIÓN

La FIFA ya suspendió anteriormente a Grecia en 2006, y ha amenazado en los últimos años con emprender acciones contras las federaciones de fútbol de Polonia, Portugal y España debido a la interferencia del Gobierno.

La eliminación de Francia en la fase de grupos del Mundial de Sudáfrica, perjudicada por el boicot de los jugadores a un entrenamiento en apoyo al delantero expulsado Nicolas Anelka, ha generado reuniones y análisis de alto nivel en el país.

Tanta fue la angustia nacional en Francia que el presidente Nicolas Sarkozy instó a una reestructuración del fútbol y se reunió con el ex capitán de la selección Thierry Henry.

Sin embargo, el presidente del Comité Olímpico de Francia (CNOSF), Denis Masseglia, dejó claro que la Federación gala debe encargarse de realizar una mayor revisión del fútbol si es necesario, sin políticos de por medio.

"Debemos ponernos de acuerdo sobre los principios que debemos de seguir, pero recae sobre las personas que se encargan del fútbol el decidir lo que es bueno para su deporte", dijo Masseglia a Reuters.

Escalettes debe ser sustituido ahora por un presidente provisional hasta que se organicen unas elecciones. El favorito para sucederle es el alto cargo de la Federación francesa Jacques Lambert, que fue la persona que propuso Francia para organizar la Eurocopa de 2016.

El boicot de los jugadores se produjo después de que Anelka fuera apartado de la plantilla por la FFF tras haber insultado a Domenech en el descanso de la derrota de su equipo por 2-0 contra México.

Francia terminó última en el Grupo A tras empatar sin goles ante Uruguay y de despedirse con una derrota por 2-1 ante la anfitriona Sudáfrica.

Domenech será sustituido por Laurent Blanc como nuevo seleccionador durante los dos próximos años con la misión de clasificar al equipo para la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania.

Con un nuevo entrenador y un cambio de jefe pronto, el fútbol francés está tratando de empezar de cero, que es la única opción tras su catastrófica actuación en el Mundial.