Público
Público

American Airlines se declara en suspensión de pagos

La compañía aérea de EEUU toma la decisión "en beneficio de los accionistas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

American Airlines y American Eagle se han declarado hoy en suspensión de pagos, según han anunciado mediante un comunicado, acogiéndose al Capítulo 11 de la ley de protección de bancarrota. AMR, empresa matriz de ambas aerolíneas, ha anunciado que presentó la petición voluntaria de reorganización para las compañías, indicando que toman esta decisión en el mayor interés de las empresas y sus accionistas.

Con el fin de lograr una reestructuración de la compañía y una reorganización contable para asegurar su viabilidad a largo plazo, la empresa y alguna subsidiaria han presentado hoy las peticiones voluntarias de reorganización en el Tribunal de Quiebras de EEUU en el distrito sur de Nueva York. La Junta directiva determinó que tomaba esta decisión 'en el mayor interés de la compañía y sus accionistas'. Acogerse a este Capítulo 11, permite a American Airlines y American Eagle seguir operando comercialmente de forma ordinaria, mientras se lleva a cabo la reestructuración financiera.

Las compañías aseguran que todos los vuelos programados operarán con normalidad cumpliendo horarios y los servicios de atención al cliente, gestión de pasajes, reservas, cambios y devoluciones y programas de fidelización, como cualquier otra operación se seguirán llevando a cabo como de costumbre. Del mismo modo, durante todo el proceso de ejecución del Capítulo 11, la compañía asegura que seguirá brindando un servicio seguro y fiable, permaneciendo como miembro integral de la alianza OneWorld, de la cual American Airlines es miembro fundador, por lo que continuará operando con códigos compartidos, con otras compañías como Iberia.

AMR remarca su intención de seguir proporcionando el salario a sus empleados, cobertura de salud, vacaciones y otros beneficios, sin interrupción; además de pagar a los proveedores de bienes y servicios recibidos durante el proceso de reorganización. Esta acción de suspensión de pagos no tiene, además, impacto legal directo en las operaciones de la compañía fuera de EEUU.

American Airlines fue la única gran aerolínea de EEUU que no presentó una petición de bancarrota después de las pérdidas económicas que se generaron tras los ataques terroristas de 2001 y el cierre del espacio aéreo.