Público
Público

Amigo reconquista La Unión con menos emoción 21 años después de ganar como Bordón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El guitarrista cordobés Vicente Amigo ha reconquistado esta noche en el festival internacional del Cante de las Minas de La Unión (Murcia) al público que lo aclamó como Bordón Minero hace 21 años, en 1988, a pesar de que ha perdido parte de la emoción que lo caracterizaba en beneficio de un espectáculo más pulcro y profesional.

Con un repertorio basado fundamentalmente en los temas de su último disco, "Paseo de Gracia", Amigo ha repasado también algunos de sus álbumes anteriores: "Ciudad de las ideas" (2000), "Vivencias imaginadas" (1995) y "Un momento en el sonido" (2005).

Acompañado por José Manuel Hierro (guitarra), Alexis Lefèvre (violín) y Juan Manuel Ruiz (bajo), los percusionistas Patricio Cámara y Paquito González, y los cantaores Miguel Ortega y Rafael de Utrera, comenzó su actuación con la soleá "Córdoba", el fandango "Mensaje" y los "Tangos del arco bajo".

Por la pose con la que se presentó en el escenario del antiguo mercado público de La Unión -conocido como la catedral del cante-, pantalón y chaleco negros, camisa blanca, pierna derecha sobre el muslo izquierdo, con los ojos cerrados y mirando al cielo, como en trance, parecía que el duende que anticipaba a Amigo, que recibe este año el mayor homenaje del festival, iba a poner los pelos de punta, como solía, pero a muchos se les quedó corto de vivencias.

Antes de la actuación de Amigo, el alcalde de La Unión, Francisco Bernabé, entregó el máximo galardón del festival a España, un nuevo premio que reconoce, por primera vez en sus 49 años de historia, la labor de conservación, promoción y difusión de la cultura y el arte flamencos a un país.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, comprometió la ayuda económica de su departamento para el quincuagésimo aniversario del certamen, dado que el flamenco "es uno de los valores españoles que mejor viajan, y que no sólo es importante para nuestro país, sino para cada uno de los aficionados que, después de generaciones, vienen gozando particularmente lo que a todos nos aporta, por lo que debemos protegerlo, difundirlo, alentarlo y estimularlo".

Según Bernabé, "arte de lo jondo, de los cabales, del duende que baja cada año de nuestra mágica y misteriosa sierra minera de La Unión", que Vicente Amigo siguió desgranando en su siguiente bloque, en el que interpretó "Autorretrato", "Bolero del amigo", "Azules y corinto" y "Amor de nadie".

La farruca "Un momento en el sonido", del disco homónimo de 2005, dio paso a otras tres composiciones de "Paseo de Gracia": "Pan caliente", "Luz de la sombra" y la que da título al disco.

Tras la aclamación del público, Amigo tocó en el bis "Y será verdad", como lo fue que, a pesar de su extrema timidez, dijera al público: "Voy a intentar darles todo lo que tengo dentro, aunque es complicado, porque yo no estoy preparado para llevar esto de que me dediquen el homenaje del festival, pero vamos a tratar de pasarlo a gusto el ratito que estemos juntos".

Séptimo lleno consecutivo en la catedral del cante. En este caso con todas las entradas vendidas desde hace semanas, poco después de ponerse a la venta.

Mientras, en el exterior, al tiempo que la gente cenaba y tomaba cañas y vinos, los comerciantes colaterales al festival vendían vinilos de El Lebrijano y de Camarón, guitarras y cajones artesanales, reproducciones de lámparas de carburo y minerales que fueron extraídos de estos montes, como pirita, conicalcita, blenda, cuarzo y galena.