Público
Público

Aminetu Haidar se reúne con su familia en El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La activista Aminetu Haidar, que llevaba 32 días en huelga de hambre tras ser expulsada por Marruecos, llegó al Sáhara Occidental en la madrugada del jueves después de que se alcanzara un acuerdo para su regreso a casa.

"Haidar fue recibida por los miembros de su familia en la puerta del avión y trasladada rápidamente en un coche para estar con su madre y sus dos hijos en casa", dijo a Reuters un testigo en el aeropuerto de El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, en una conversación telefónica.

El caso provocó tensiones entre España y Marruecos, que dependen de uno del otro en la lucha contra la inmigración ilegal y el tráfico de drogas.

Antes de despegar del aeropuerto de Lanzarote, Haidar agradeció el apoyo a la sociedad civil, a los periodistas y a la plataforma que la ha apoyado durante su huelga de hambre en la isla, pero advirtió de que esta vez no se bajaría del avión si la negociación salía mal a última hora.

"Esto es un triunfo, una victoria para el derecho internacional, para los derechos humanos, la justicia internacional y la causa saharaui", dijo Haidar a periodistas a su salida del centro sanitario donde pasó ingresada el último día de su estancia en Lanzarote antes de partir.

"Voy al avión, pero si ocurre lo que ocurrió la otra vez, no voy a bajar del avión y voy a acabar (de tomar) agua y azúcar", declaró, en referencia a un intento de regreso suspendido hace dos semanas cuando ya estaba subida en el avión al negar Marruecos el permiso para aterrizar.

Agua y azúcar son los únicos dos alimentos que ha ingerido en estos 32 días.

Sin embargo, el avión despegó del aeropuerto de Lanzarote a cerca de las 22.30 hora local, ante el alboroto de los miembros de la plataforma y simpatizantes congregados para despedirse de ella, según se pudo escuchar en las conexiones radiofónicas.

El Gobierno español emitió un comunicado a última hora del jueves en el que hacía un llamamiento a Marruecos para que permitiera su regreso y donde afirmó que comparte la preocupación de la comunidad internacional para que se avance en las negociaciones sobre el Sáhara Occidental.

"Mientras se resuelve el contencioso, en conformidad con la posición de Naciones Unidas, España constata que la ley marroquí se aplica en el territorio del Sáhara Occidental", dice el comunicado español.

Un comunicado desde el Elíseo, sede de la presidencia de Francia, confirmó que Marruecos había accedido a devolver su pasaporte a Haidar después de que el presidente Nicolas Sarkozy intercediera en nombre de Haidar ante el rey Mohamed VI.

Durante todo el día circularon rumores que apuntaban a un posible fin del conflicto, confirmado por el Frente Polisario, el movimiento independentista del Sáhara Occidental.

La activista saharaui comenzó su huelga de hambre después de que las autoridades marroquíes le negaran la entrada cuando regresaba de un viaje a Nueva York. El jueves fue trasladada a un hospital.

Haidar fue detenida el 13 de noviembre por las autoridades marroquíes al volver a El Aaiún en un vuelo que hizo escala en las islas Canarias y que procedía de Estados Unidos, donde la activista había recibido un premio por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, administrado por Marruecos.

La mujer, que señaló que las autoridades marroquíes le quitaron el pasaporte, fue devuelta a Lanzarote, donde comenzó una huelga de hambre con el objetivo de volver a su casa. Marruecos sostiene que ella rechazó la nacionalidad marroquí.

El caso, además de devolver a la actualidad el asunto no resuelto sobre la situación del Sáhara Occidental, había colocado a España en una situación incómoda. El Gobierno, muy criticado por las organizaciones de solidaridad con la antigua colonia española, trata de mantener intactas las buenas relaciones con Marruecos, un país decisivo para España en asuntos como la seguridad y la inmigración.